Divisas

Bitcoin. Las razones que explican el rally... y el retroceso que viene en camino

El bitcoin alcanza los 28.000 dólares en medio de una euforia generalizada, pero el retroceso tras el rally viene en camino

Bitcoin. Las razones que explican el rally... y el retroceso que viene en camino

La cotización del bitcoin se disparó en diciembre alrededor del 40% y se mueve ligeramente por encima de los 27.000 dólares.A mediados de mes, ya rebasó los 23.000 dólares y ahora llegó a tocar los 28.000 dólares, nuevo máximo histórico. 

De esta forma, el bitcoin firma su mes mal alcista desde junio de 2019, lo que se produce además al margen de otros criptoactivos. Así, el litecoin apenas suma el 18% en la semana, por un 1,75% que se anota el ethereum.

¿Qué más leer?

Bitcoin. La adopción generalizada, un sueño aún lejano

“Estamos en un nuevo entorno donde el bitcoin es el objetivo único” dice Javier Molina, portavoz en España de eToro, para resumir la situación.

Como suele suceder tras unos avances tan verticales, ahora que esperar que llegue el retroceso. Su cuantía pondrá a prueba la fuerza del mercado. Además, el bitcoin se enfrenta al escrutinio de los reguladores y a la acogida que tendrá por parte de la Administración Biden.

Hay distintas razones para explicar el renacer del bitcoin: la llegada del dinero institucional, el interés de empresas como Paypal o Square,  la protección contra la inflación o incluso los piropos de algunos pesos de pesados de Wall Street, como Elon Musk.

En realidad, todas se podrían definir con el mismo adjetivo, euforia.

1.- FOMO. El triunfo de la euforia

Si hay una palabra que ilustra a la perfección el sentimiento del mercado, esa es euforia. Cuando a principios de marzo el bitcoin toco fondo en los 4.900 dólares, pocos podrían imaginar que cerraría el ejercicio en máximos históricos.

¿Qué más leer?

Bitcoin. Las tres razones que explican el estallido al alza

Este rally implica unos retornos del 450%, suficientes réditos para desatar el entusiasmo entre los inversores, y provocar a su vez otra reacción psicológica bien conocida, el ‘FOMO’ o miedo a perder las subidas (‘fear of missing out’). Especulación pura, en definitiva.

El problema es que los últimos que llegan a la fiesta atraídos por el FOMO suelen ser los que finalmente terminan pagando las copas. Sucedió en la última gran subida, y la historia podría volver a repetirse.

2.- El papel del dinero institucional

Desde que el bitcoin se desplomó a finales de 2017, los analistas ya advirtieron de que el próximo rally tendría que verse impulsado por los grandes inversores institucionales, el dinero con mayúsculas. Y esto es lo que ha sucedido.

Según datos de Bitcoin Treasuries, los grandes inversores institucionales acumulan ya 1,15 millones de bitcoins, que multiplicados por su actual precio, suponen una inversión de 31.343 millones de dólares. En conjunto, controlan casi el 6% de las monedas en circulación.

¿Qué más leer?

Musk está tentado por el bitcoin

Se trata de grandes fondos, como Grayscale Bitcoin Trust, MT Gox, Block One o Microstrategy, entre otros. Al grupo de los convencidos se han unido grandes compañías, como Paypal o Square, además de inversores de prestigio, como Ray Dali, quien ya duda sobre sus ataques al bitcoin.

Este papel del dinero institucional, “es el mayor impulsor de la subida”, opina Alejandro Zala, country manager de Bitpanda en España.

3.- El bitcoin como activo refugio y reserva de valor

Evidentemente, las grandes instituciones llegan por una razón, la supuesta pérdida de valor que se producirá en el dinero fiduciario (dólares, euros…) por culpa de las inyecciones monetarias de los bancos centrales para combatir al coronavirus.

A mayor incremento de la oferta monetaria, menor valor tendrá el dinero en circulación. Con el bitcoin esto no ocurre. La oferta monetaria es fija e inmutable. 21 millones de monedas en circulación para el año 2140. A partir de entonces, no se emitirán más bitcoins.

¿Qué más leer?

El bitcoin aplasta a sus críticos con una subida del 224%

Con esta política monetaria, el principio de la escasez opera a pleno rendimiento. Por eso, cuando hay un pico de demanda como el actual, los mineros no pueden responder minando más bitcoins. Es imposible, y la única forma de ajuste posible es el incremento de los precios.

De hecho, para que suba el precio del bitcoin, los inversores deben querer poseer la moneda como reserva de valor, y no solo para gastarlo.

4.- El retroceso que viene en camino

Con una racha alcista de semejante calibre, ahora lo más probable es que la corrección esté a la vuelta de la esquina.

“Definitivamente, deberíamos ver un retroceso, pero la magnitud probablemente sea menor. Es posible que solo veamos caídas del 10% al 15%”, opina Vijay Ayyar, estratega de la firma Luno en Singapur.

¿Qué más leer?

El bitcoin se enfrenta al escrutinio de los reguladores

En este sentido, Javier Molina no recomienda operativa alguna y advierte sobre los riesgos que implica la euforia desatada con el bitcoin.

“Estamos ante un activo único, cuya demanda se ha disparado en los últimos meses, donde los inversores que estaban detrás en anteriores movimientos no dominan los precios ahora”, recuerda este experto. A su juicio, el primer soporte podría estar en torno a los 24.000 dólares, con extensión hacia los 22.500 dólares.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses