Oryzon: la farma española con más potencial es la menos conocida

El 100 por ciento de los expertos aconseja tomar posiciones en Oryzon, una farmacéutica que promete una revalorización del 200 por ciento

La capitalización de Oryzon Genomics no llega a los 160 millones de euros, pero no por ello pasa desapercibida para los brókeres que vigilan de cerca su valoración sobre la compañía, tal y como refleja el histórico del consenso del mercado que compila Bloomberg. 

El 100 por ciento de los expertos que cubren a Oryzon no dudan en recomendar “comprar” los títulos de una farmacéutica que arroja un precio objetivo de 9,16 euros este año desde los 8,73 euros que registró de media en 2021. 

Publicidad

Los títulos cotizan sobre los 3 euros y si se cumplen las estimaciones de los analistas para los próximos 12 meses las acciones de la cotizada del Mercado Continuo se dispararían un 200 por ciento

La revalorización sería del 380 por ciento si se atiende al precio objetivo marcado por el bróker Roth Capital en 15 euros. Incluso con el bróker menos positivo respecto al precio, Kemper con 3,70 euros por acción, el potencial de revalorización sería del 100 por ciento respecto a la fecha en la que fijó su valoración.

¿Qué hay detrás de Oryzon? 

Pero, ¿qué hay detrás de la farmacéutica más pequeña del parqué español? Oryzon, que acumula una caída en bolsa del 35 por ciento desde que comenzó a cotizar el 14 de diciembre de 2015, algo que no parece preocupar a los expertos, es una biofarmacéutica de fase clínica. 

Su modelo de negocio se basa en desarrollar fármacos patentados hasta la fase dos e investigación

Publicidad
Publicidad

La fase dos comprueba la eficacia del fármaco en un número determinado de pacientes después de haber superado con éxito la fase uno, en la que únicamente se comprueba la tolerabilidad y seguridad del producto. 

Una vez completada la fase tres, según explica Oryzon, la ‘biotech’, toma la decisión de mantener el desarrollo del producto o extender acuerdos de licencia con otras farmacéuticas para las últimas fases de desarrollo clínico y comercialización. 

La epigenética como base del negocio 

Es decir, la fase tres, la previa a la solicitud de comercialización de un fármaco a las autoridades sanitarias del lugar donde se quiera vender, puede correr a cargo de un tercero que sería quien la realice y distribuya el producto en caso de éxito. 

Por su parte, Oryzon, como sucede en muchas de las biofarmacéuticas, llega a acuerdos con las farmacéuticas a las que extiende las licencias de sus productos para recibir pagos por la propia extensión de la licencia, comercialización de productos, objetivos de ventas u otro tipo de hitos comerciales o aplicaciones del medicamento. 

El corazón de sus investigaciones para crear fármacos personalizados contra el cáncer y enfermedades del sistema nervioso es la epigenética, un sistema de regulación que controla la expresión de los genes sin afectar a la composición de los mismos. 

Publicidad

Dos ensayos prometedores 

La compañía se encuentra enfrasca en un estudio de fase dos/b con su compuesto Vadifemstat contra el trastorno límite de personalidad y lo está desarrollando en España, Alemania, los Estados Unidos, Bulgaria y Serbia

El ensayo, denominado Portico, tiene por objetivos reducir la agitación y agresividad de los pacientes con una mejora global de la enfermedad. Oryzon espera tener concluido el estudio a finales de este año. 

Oryzon también está probando el mismo fármaco contra el Covid-19 al comprobar que puede ser eficaz para reducir las inflamaciones en el sistema respiratorio que produce el virus. Se trataría, por tanto, de un tratamiento que ayude a paliar los efectos secundarios. 

En este sentido, la compañía enfatiza el hecho de que Oryzon no es una biofarmacéutica de enfermedades infeccionas, pero dada la gravedad de la enfermedad y la pandemia, están evaluando el potencial del fármaco y los pasos a seguir con él. 

Publicidad

La compañía también presentó recientemente datos positivos de su ensayo de fase dos/a Alice, que testa el Iadademstat combinado con azacitidina en pacientes con leucemia mieloide aguda ancianos o no elegibles para quimioterapia intensiva. 

“La evidencia de eficacia clínica continúa siendo sólida y coherente con los datos reportados anteriormente, con una tasa de respuesta objetiva del 78 por ciento”, reportó la compañía. 

“Los resultados apoyan una fuerte sinergia entre iadademstat y azacitidina cuando se utilizan en combinación”, remacharon los responsables del estudio. 

En portada
Publicidad
Noticias de