Tokio rebaja su evaluación de la economía por la debilidad del consumo

El Gobierno de Japón rebajó hoy su evaluación sobre la economía nacional por primera vez en cinco meses debido a la fragilidad del consumo doméstico, en medio del creciente debate sobre la necesidad de estímulos adicionales para potenciar el crecimiento.

Según el informe mensual de la Oficina del Gabinete del Ejecutivo, la tercera economía mundial se encuentra "en proceso de recuperación moderada, aunque recientemente se han observado debilidades".

Esto supone un empeoramiento respecto al diagnóstico del mes precedente, en el que se mencionaban debilidades sólo "en algunas áreas".

El Ejecutivo achacó esta revisión a la baja a la persistente flaqueza del consumo doméstico, que supone el principal pilar de la economía nipona, así como a una caída de la confianza empresarial por la ralentización de China y de otros países emergentes y las turbulencias financieras.

La evaluación de la economía nacional podría influir al Gobierno nipón a la hora de decidir si seguirá adelante con su plan de aplicar una nueva subida del impuesto sobre el consumo en abril del próximo año.

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha recalcado su voluntad de implementar esta medida a menos que se den "circunstancias excepcionales", entre las cuales mencionó "una aguda contracción de la economía global".

Sin embargo, cada vez son más los economistas nipones e internacionales que recomiendan a Tokio retrasar la nueva subida y potenciar el estímulo fiscal ante la actual debilidad de la economía global.

El estadounidense Paul Krugman se pronunció en esta línea en un encuentro celebrado en la víspera con miembros de la administración (como el propio Abe o el ministro de Finanzas, Taro Aso, además del gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda), que ha organizado foros preparatorios para la cumbre del G7 que Japón acoge en mayo.

"Yo apostaría por no subir el impuesto sobre el consumo", afirmó contundente al término del encuentro Krugman, premio Nobel de Economía 2008, en declaraciones reproducidas hoy por los medios.

La subida del IVA del 8 por ciento actual al 10 por ciento prevista para el próximo año es una decisión crucial para el Gobierno después de que la última subida de este gravamen en abril 2014 hundiera el consumo e hiciera entrar en recesión al archipiélago.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.