Siemens reduce su beneficio neto un 40,2 % en su primer semestre fiscal

El grupo tecnológico e industrial alemán Siemens redujo el beneficio neto atribuible en su primer semestre fiscal, que comenzó en octubre de 2015, un 40,2 %, hasta 2.969 millones de euros, por la falta de extraordinarios.

Siemens informó hoy de que la facturación subió entre octubre de 2015 y marzo de 2016 un 7 %, hasta 37.887 millones de euros.

La entrada de pedidos mejoró en el mismo periodo un 16 %, hasta 45.095 millones de euros, especialmente en el segundo trimestre, por los encargos de la construcción de una central eléctrica en Egipto y de un parque eólico en el mar en el Reino Unido.

Siemens tuvo hace un año unos ingresos extraordinarios de 3.000 millones de euros de la venta de su división de audífonos y de su participación en el fabricante de electrodomésticos BSH Bosch.

El presidente de Siemens, Joe Kaeser, confirmó el objetivo de lograr un beneficio de, como mínimo 5.300 millones de euros, en el ejercicio 2015-2016.

"Hemos adelgazado y nos hemos ceñido. Hemos mejorado nuestra fuerza de innovación. Todo esto da frutos", dijo Kaeser, que prevé una reducción de costes este año de entre 850 y 950 millones de euros, 50 millones de euros más de lo calculado hasta ahora.

La facturación se incrementó entre enero y marzo, segundo trimestre fiscal de Siemens, un 5 %, hasta 19.000 millones de euros.

El beneficio neto cayó en este periodo un 61,5 %, hasta 1.900 millones de euros, porque hace un año tuvo ingresos por ventas de participaciones.

La entrada de pedidos entre enero y marzo mejoró un 7 %, hasta 22.300 millones de euros, por los grandes encargos de Egipto y el Reino Unido.

Kaeser dijo que no se quiere dejar presionar en la prevista compra de los activos eólicos de Gamesa, en la que se han producido retrasos.

"Se produce una consolidación del sector y formaremos parte de los que impulsan esa consolidación", añadió el presidente de Siemens.

La división de electricidad y gas facturó en el primer semestre fiscal 7.605 millones de euros ( 26 %) y tuvo un beneficio operativo de 746 millones de euros ( 8,4 %).

Esta unidad pudo reconocer en el segundo trimestre ingresos de 174 millones de euros y un beneficio de 130 millones de euros tras el cese de las sanciones a Irán, lo que añadió 2,8 puntos porcentuales al margen de rentabilidad de esta división.

Las renovables redujeron entre octubre de 2015 y marzo de 2016 la facturación un 3 %, hasta 2.658 millones de euros, pero multiplicaron por siete el beneficio operativo hasta 176 millones de euros.

La división de gestión de energía mantuvo la facturación en este periodo en 5.473 millones de euros e incrementó el beneficio a 328 millones de euros (70,8 % más).

La fábrica digital aportó 4.865 millones de euros a las facturación ( 1 %) y 721 millones de euros de beneficio (-3,5 %).

La división de productos para la atención sanitaria subió la facturación a 6.607 millones de euros ( 9 %) y el beneficio a 996 millones de euros ( 18,3 %).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.