Puigdemont deja en suspenso la declaración de independencia

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado este martes en el Parlament: "Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en Estado independiente en forma de república", pero ha planteado al Parlament suspender unas semanas los efectos de una independencia para entrar en una etapa de diálogo.

puigdemont primer plano 630

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado hoy que asume el "mandato del pueblo" para que "Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república", pero seguidamente ha propuesto "suspender los efectos de la declaración de independencia" para abrir la puerta al diálogo.

En su comparecencia ante el pleno del Parlament, en un discurso de cerca de media hora, Puigdemont ha evitado optar por la vía más directa a la independencia, en un intento de "desescalar la tensión" con el Estado, un "gesto de generosidad y responsabilidad" con el que espera "abrir un tiempo de diálogo con el Estado español".

"Asumo presentarles los resultados del referéndum ante todos ustedes y ante nuestros conciudadanos, el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república", ha aseverado un ovacionado Puigdemont.

Acto seguido ha añadido: "Con la misma solemnidad el Govern y yo proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas se emprenda el diálogo".

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha abierto este martes en el Parlament su discurso tras el referéndum del 1-O, afirmando que el momento que vive Cataluña es histórico porque no un asunto doméstico o interno, sino que "Cataluña es un asunto europeo". Además, al inicio de su intervención ante el pleno del Parlament afirmó que su intención es rebajar la tensión con el Estado a raíz del proceso independentista. El presidente catalán habló este martes de la necesidad de "desescalar la tensión", en su discurso en el Parlament en el que podría declarar unilateralmente la independencia de la región.

Existe "la necesidad imperiosa de desescalar la tensión y no contribuir ni con la palabra ni con el gesto a incrementarla", dijo el presidente, explicando que su comparecencia de este martes no es por "voluntad personal, ni obsesión. Es por los resultados" del referéndum prohibido del 1 de octubre. 

El president Puigdemont ha repasado la jornada del 1 de octubre, la del referéndum ilegal, con un reconocimiento a quienes lo hicieron posible y una denuncia de la violencia policial en esa jornada. A continuación, ha destacado la "humillación" que supuso la sentencia del Tribunal Constitución contra el Estatut que aprobó el pueblo catalán y las cámaras. También, la "recentralización" y el "menosprecio" hacia la cultura catalana. Lo que "ha tenido un impacto profundo" en la sociedad catalana, según sus palabras. "Millones de ciudadanos han llegado a la conclusión de que la única manera de garantizar la supervivencia de nuestros valores como sociedad es que Cataluña se constituya en un Estado", ha afirmado. 

Puigdemont ha seguido describiendo su interpretación de lo que ha sucedido en los últimos años: a la par de la construcción de una mayoría absoluta independentista, se ha ido formando una mayoría social transversal favorable al derecho a decidir. 

En su comparecencia en el Parlament, Puigdemont ha dedicado una parte de su discurso en castellano para dirigirse a los españoles que "siguen con preocupación" los acontecimientos.

"No somos unos delincuentes, no somos locos, no somos golpistas, no somos abducidos. Somos gente normal que pide poder votar. Y que ha estado dispuesta a todo el dialogo necesario para realizarlo de manera acordada. No tenemos nada contra España o los españoles, al contrario, nos queremos reentender mejor, porque la relación no funciona. La Constitución es un marco democrático, pero hay democracia más allá de la Constitución", ha señalado.

A continuación, el presidente de la Generalitat ha declarado hoy la independencia de Cataluña en el Parlament después del referéndum del 1-O, que fue suspendido por el Tribunal Constitucional, en aplicación de la ley del referéndum, también suspendida, pero ha suspendido sus efectos para "dialogar", para abrir un periodo de negociaciones. 

El pleno ha empezado a las 19.11 y él ha intervenido desde las 19.13, sin límite de tiempo; después cada líder de grupo tendrá 10 minutos; y si Puigdemont les replica, abrirá un nuevo turno para los líderes de la oposición de 5 minutos cada uno.

Durante la sesión se ha cerrado por seguridad el Parc de la Ciutadella --donde está la cámara--, mientras miles de personas se concentran fuera del parque.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.