Mejora la valoración social de la actividad emprendedora en Euskadi

La valoración social de la actividad emprendedora ha mejorado en Euskadi, donde el emprendimiento se ve cada vez más como una buena opción profesional, según un estudio de Global Entrepreneurship Monitor (GEM).

Este proyecto de investigación internacional, que compara la actividad emprendedora de Euskadi con otros entornos, corre a cargo de las universidades del País Vasco, Deusto y Mondragon, y colaboran en él el Ejecutivo autonómico a través de la SPRI, las tres diputaciones forales y la Fundación Emilio Soldevilla para la Investigación y el Desarrollo en Economía de la Empresa.

El informe pone de manifiesto que la población vasca percibe menos oportunidades para emprender que en otros países como Alemania, aunque se considera más capaz para hacerlo que la sociedad alemana.

El perfil de la persona emprendedora en Euskadi es el de un profesional con formación universitaria, con una edad media de 40 años y las "ideas claras" respecto a un nicho de negocio.

Las mujeres suelen percibir más oportunidades para montar un negocio que los hombres y tienen menos miedo al fracaso, según este estudio.

Las nuevas ideas de negocio se enmarcan fundamentalmente en el sector servicios y son mayoritariamente iniciativas empresariales con pocos empleados.

El nivel innovador de las empresas vascas de nueva creación es superior a la media europea y estatal, aunque la orientación internacional de las jóvenes empresas de Euskadi se ha reducido. Actualmente un 30 % de las nuevas empresas nace con una visión internacional.

También es menor el capital necesario para emprender que hace unos años, ya que ahora ronda los 15.000 euros, algo similar a lo que ocurre en el conjunto de España.

El informe también revela que los emprendedores vascos aportan el 74 % del capital necesario para su negocio y que la financiación bancaria es mínima.

Los investigadores de este informe, a la vista de estas conclusiones, recomiendan por tanto fortalecer las políticas de apoyo al emprendimiento juvenil y las de transición que faciliten la jubilación de los empresarios y el traspaso y continuidad de su negocio.

También abogan por mejorar las herramientas para transferencia de I D en las universidades y centros tecnológicos que se orienten a la creación de start-ups.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.