La Nueva Ruta de la Seda puede subir el PIB hasta un 7 %, según un informe

Activar la Nueva Ruta de la Seda, que abarca China, Kazajistán, Rusia y Europa, podría elevar el PIB en estas zonas entre un 4 % y un 7 %, al mejorar el acceso de pequeñas y medianas empresas a nuevos mercados, según un estudio presentado hoy en el Foro Económico Mundial de Davos.

El informe -elaborado por la consultora Bain & Company a instancias de un grupo de pymes denominado OBOR (One Belt/One Road, un cinturón/un camino) y del Foro Económico Mundial- señala que, invirtiendo en tecnologías que mejoren la eficiencia de las infraestructuras, las empresas podrían lograr mayor visibilidad.

También recomienda eliminar trabas fronterizas, reducir los costes operativos generales y aumentar la velocidad de las mercancías transportadas a lo largo de rutas entre Europa y Asia.

Todo ello, en un área que incluye más de 60 países que concentran el 70 % de la población mundial, la mitad del PIB y un 24 % del comercio.

China ya ha invertido 51.000 millones de dólares en un proyecto que abarca más de 12.000 contratos de ingeniería, que, una vez que estén en marcha, permitirán la creación de 70.000 puestos de trabajo.

Además, ello posibilitará a pequeñas y medianas empresas acceder a nuevos mercados.

Wolfganf Lehmacher, asesor del Foro Económico Mundial en asuntos relacionados con el transporte y las cadenas de suministro y uno de los autores del documento, explica que "desde la planificación de los servicios hasta la ejecución de las operaciones pueden mejorar, proporcionando a los países una nueva infraestructura de tecnologías de la información que incremente el flujo de mercancías".

Entre las recomendaciones del informe destaca facilitar a pequeñas y medianas empresas el acceso directo a los mercados mediante plataformas en línea directamente conectadas con los clientes o posibilitar estudios actualizados y en tiempo real con lo que verdaderamente se demanda.

También habría que agilizar los procesos de toma de decisiones y minimizar los errores humanos y las decisiones interesadas mediante la digitalización de procesos.

El responsable de Bain & Company en China, Gerry Mattios, explica que aplicar la tecnología adecuada marcará la pauta de los intercambios comerciales entre Europa y Asia en los próximos años y mejorará de forma notable el crecimiento en las áreas incluidas.

En Kazajistán, tecnologías como la impresión en 3D tienen ya un efecto visible en la mejora del sector manufacturero y el país podría convertirse un epicentro del comercio mundial y competir con Dubai.

El emirato ha pasado de ser una economía primaria a centro neurálgico del comercio y las finanzas, todo ello gracias a la inversión en nuevas tecnologías.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.