La necesidad del Día Internacional por la Educación Financiera

Los datos del Banco de España indican que en los últimos 29 años la cantidad depositada en las entidades bancarias de Cantabria ha pasado de unos 1,6 billones de euros en 1987 a superar los 8,8 en 2016, lo que demuestra la necesidad de un conocimiento financiero y del Día Internacional de la Educación Financiera, que se celebra hoy, 3 de octubre.

Las diversas sucursales repartidas por la comunidad autónoma cántabra gestionaban hace cerca de 30 años más de 62 millones de euros, procedentes de las administraciones públicas, unos 473,7 de otros sectores residentes en depósitos de ahorro, y más de un billón de euros en depósitos a plazo, una cantidad que casi tres décadas después supera ya, en total, los 8,8 billones.

En Cantabria, también ha aumentado el número de créditos concedidos, tanto a la administración pública como a otros sectores residentes, pasando de algo más de un billón de euros en 1987 a los 11,9 que se concedieron en marzo de 2016, según las cifras que recoge la web del Banco de España.

Frente al incremento de depósitos y de créditos de los últimos 30 años en la región, destaca la disminución del número de entidades bancarias, de hecho la comunidad autónoma perdió en 2011 la única oficina del Banco de España que tenía.

El periodo en el que mayor número de entidades de crédito hubo en Cantabria fue el comprendido entre 1998 y 1999, entonces existían 510 oficinas, frente a las 422 que se contabilizaron en marzo de 2016.

En las últimas tres décadas también ha disminuido el número de entidades de depósito, pasando de 485 a las 423 que hay en la actualidad (2016).

Esos datos y la existencia de mercados más complejos, herramientas financieras nuevas y con la ultima tecnología, muestran la necesidad del plan de educación financiera que puso en marcha en 2008 el Banco de españa junto a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, y con el que colaboran otras instituciones, empresas privadas, fundaciones, agentes sociales y entidades financieras.

La finalidad de este plan de educación financiera, que tuvo una primera "toma de contacto" hasta 2012 y se desarrollará hasta 2017, no es otra que resolver algunos de los problemas que la crisis financiera ha puesto de manifiesto y que se hubiesen podido evitar, o, al menos, mitigar sus efectos, con un "mejor" conocimiento financiero.

También busca facilitar la administración y distribución de los recursos de los individuos, que cada vez es "más compleja", porque el aumento de productos hace que los consumidores se enfrenten a un "amplio abanico" de opciones.

Los ciudadanos ahora no se limitan a elegir entre tipos de interés o préstamos, sino que el hecho de ahorrar o financiarse se ha convertido en una tarea que necesita formación.

De ahí la importancia de celebrar el Día de la Educación Financiera, enseñanza que pretende que los individuos entiendan términos financieros, con los que tendrán que lidiar en algún momento de su vida, y sin embargo ahora resultan incomprensibles.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la educación financiera es el proceso por el que "los consumidores mejoran su entendimiento de los productos, conceptos y riesgos financieros y, mediante información, instrucción y asesoramiento, desarrollan las habilidades y la confianza para llegar a ser más conscientes de los riesgos y oportunidades financieras".

La OCDE también indica que a través de la educación financiera los individuos consiguen "elegir, requerir ayuda y adoptar otras acciones efectivas para mejorar su bienestar financiero".

Por tanto, la educación financiera ayuda a los ciudadanos a gestionar su dinero de forma más adecuada ante situaciones como la adquisición de una vivienda, la formación de una familia, la compra de un automóvil o la jubilación, decisiones con trascendencia financiera que obligan a los individuos a tener una buena cultura financiera si quieren aprovechar mejor las oportunidades y conseguir sus objetivos.

El Plan de Educación Financiera se fundamenta en una serie de principios que permiten cubrir todos los productos y servicios financieros en todos los segmentos de la población, adquirir un compromiso público por parte de los supervisores financieros y cooperar entre entidades, mantener las actuaciones a lo largo del tiempo, y llegar a todos los sectores de la población en función de sus características, necesidades y canales de acceso.

Principios que también pretenden facilitar las herramientas y el acceso necesario, evaluar el trabajo realizado para conocer su efectividad, evitar solapamientos en las medidas aplicadas, y que los organismos públicos y privados, cumplan esas bases recogidas en el plan.

Durante los cinco primeros años del plan se han llevado a cabo diversas iniciativas, como el diseño y lanzamiento de una página sobre educación financiera (www.finanzasparatodos.es) que permite al ciudadano formarse y planificar su economía personal con trucos sobre cómo llegar a fin de mes, consejos para invertir o conocer la oferta de productos y servicios financieros que hay en el mercado.

También se han firmado acuerdos con distintos organismos y asociaciones que han permitido desarrollar programas sobre educación financiera en distintos centros escolares, publicar material formativo e informativo en "Finanzas para todos", formar a profesionales para que conozcan la educación financiera, o llevar a cabo actividades para jóvenes, mujeres, inmigrantes, jubilados y personas con discapacidad.

Con la aplicación de este plan se quiere impulsar la educación financiera en el sistema educativo español, porque según la CNMV y el Banco de España, garantizará unos conocimientos adecuados para que las futuras generaciones sepan afrontar retos importantes "a la hora de planificar su ahorro para la jubilación y la cobertura de sus necesidades de salud".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.