La inflación china avanza un 2,5 % y los expertos prevén más laxitud política

El avance de la inflación general en China se mantuvo en octubre en el 2,5 %, anunció hoy la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), pero el moderado crecimiento de la inflación subyacente podría acelerar la relajación normativa por parte del Gobierno para apuntalar la actividad económica.

El índice de precios al consumidor (IPC) de China, principal indicador de la inflación, acabó con cuatro meses de subidas consecutivas y replicó el avance registrado en septiembre, que se mantiene como el mes más inflacionista en términos desestacionalizados desde mayo de 2014.

No obstante, el cálculo de la inflación subyacente -que ofrece una mejor visión sobre las tendencias de los precios al no incorporar las categorías más volátiles de los alimentos y la energía- muestra una subida del 1,8 % interanual, no mucho mayor que la registrada el mes pasado, del 1,7 %, que supuso el peor dato en dos años.

Esto podría provocar, según el analista de Capital Economics Chang Liu, que "los legisladores presten más atención al hecho de que las presiones de la inflación subyacente siguen reprimidas, y continúen relajando la normativa en los próximos meses para apuntalar la actividad económica".

El experto matiza que, precisamente debido al efecto de aumentos temporales en precios retirados del cálculo de la inflación subyacente, "parece poco probable que el Banco Popular de China (BPC, central) esté muy preocupado".

El estadístico de la ONE Sheng Guoqing apunta a una "ligera disminución" en la tasa de crecimiento en comparación con septiembre, que se quedó en el 0,2 % frente al 0,7 % del mes pasado, algo que atribuye principalmente a la caída de los precios alimentarios.

En términos interanuales, sin embargo, el principal impulsor del avance fue precisamente el precio de los alimentos, que subió un 3,3 % respecto a octubre de 2017.

Los protagonistas de este ascenso fueron el precio de la fruta (11,5 %), el de las verduras frescas (10,1 %) y el de los huevos (7,8 %); en materia de carne, el cordero fue el que más se encareció en términos interanuales (9,9 %), seguido de la ternera (4,5 %) y el pollo (4,3 %).

Pese a esto, la carne de cerdo -principal fuente de alimentación de los chinos- se abarató un 1,3 %.

Por su parte, los productos no alimentarios experimentaron una apreciación del 2,4 %, con protagonismo destacado de los precios de la gasolina (22,5 %) y del diésel (25 %), con avances muy superiores a los de los servicios de educación (3,2 %), de sanidad (2,6 %), y a la vivienda (2,5 %).

La ONE divulgó también hoy que el índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, subió un 3,3 % interanual en octubre, un dato menor al crecimiento del 3,6 % que había registrado este indicador en septiembre.

De los 40 sectores industriales analizados, 27 experimentaron subidas de precios, 8 se mantuvieron en el mismo nivel y 5 cayeron.

Las industrias de extracción de gas y petróleo se encarecieron el 42,8 %. Le siguieron otras industrias como la de la minería no metálica (7,3 %), la de la fundición y laminación de metales ferrosos (6,9 %) o la que se dedica a explotar materias primas químicas y a procesarlas (6,1 %).

Según Capital Economics, el enfriamiento de la inflación del IPP, que ya acumula cuatro meses de bajadas, "continuará en los próximos meses" pese a que una mayor debilidad del yuan derivada de la guerra arancelaria con Estados Unidos aumentaría el coste de las importaciones.

"Aunque, hasta ahora, los aranceles chinos impuestos apenas han tenido impacto en los precios a la importación, si el renminbi (nombre oficial del yuan, la moneda china) continúa debilitándose en los próximos meses como predecimos, el coste de las importaciones chinas seguirá creciendo", explicó Chang.

Pese a esto, "su impacto en los precios domésticos no sería grande. El aumento de los precios a la importación podría presionar al alza los precios a la producción, pero no lo suficiente como para prevenir que la inflación del IPP caiga", predijo.

El objetivo de inflación del Gobierno chino para 2018 es del 3 %, cifra que reafirmó el pasado abril pese a que el año pasado no consiguió cumplir con similares expectativas, ya que el IPC se situó finalmente en el 1,6 %.

Hasta el momento, en el acumulado de los primeros diez meses de 2018 los precios se han incrementado un 2,1 %.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.