La Audiencia Nacional publica la sentencia condenatoria contra los Carceller

La Audiencia Nacional ha publicado hoy la sentencia condenatoria contra el patriarca de la familia Carceller, Demetrio Carceller Coll, su hijo y dos de sus asesores, en la que se precisan las penas impuestas a cada uno, con un montante global de más de 92 millones de euros.

Según el desglose que figura en esta sentencia de conformidad -pactada la semana pasada entre la Fiscalía y los abogados de la defensa-, el empresario catalán Carceller Coll debe abonar una multa de 24,85 millones de euros por trece delitos contra la Hacienda Pública.

A esta cifra se suman 2,08 millones más para evitar los 7 años y tres meses de prisión a los que fue condenado por estos mismos delitos, pena que pudo ser sustituida por una sanción económica debido a que se le impuso menos de un año de cárcel por cada uno de ellos y a que ya fue "reparado totalmente el daño causado".

A Demetrio Carceller Arce -actual presidente del grupo Damm-, la Audiencia le impuso una sanción de 3,5 millones de euros por cuatro delitos contra Hacienda en calidad de cooperador necesario, además de exigirle 324.000 euros más para evitar los trece meses y quince días de prisión a los que fue condenado.

El abogado Gabriel Ignacio Pretus fue condenado a pagar una sanción de más de 12,4 millones de euros por trece delitos contra Hacienda también como cooperador necesario, y tendrá que abonar 130.050 euros en sustitución de los tres años, siete meses y quince días de cárcel.

José Luis Serrano Florez, considerado el hombre de confianza de Carceller Coll, fue igualmente sancionado con una multa de más de 12 millones de euros por doce delitos contra Hacienda en calidad de cooperador, a los que se añaden 121.500 más en sustitución de una pena de prisión de tres años, cuatro meses y quince días.

Todas estas multas suman más de 55,6 millones de euros, a lo que se añade la devolución del total defraudado al erario público (24,68 millones) y los intereses (12 millones).

La sentencia confirma que fueron retirados los cargos por el delito de blanqueo de capitales, como inicialmente pedía la Fiscalía.

El texto divulgado por la Audiencia precisa que Carceller Coll simuló residir en el extranjero para "eludir el cumplimiento de sus obligaciones tributarias en España" a través de un "entramado" de sociedades con sede en países que eran considerados paraísos fiscales, como Antillas Holandesas, Panamá o Chipre.

Para conseguirlo, el empresario "adoptaba medidas de precaución como evitar frecuentar restaurantes o sitios de ocio, realizar sus pagos en efectivo o delegar en su hijo (...) u otras personas de su confianza cualquier negocio u operación económica".

El objetivo era "ocultar su renta y patrimonio de importantes paquetes accionariales" en compañías como la cervecera Damm, la petrolera Atlántica Petrogas, la canaria Disa Corporación Petrolífera, el grupo Damm o Renta Insular Canaria (Rincasa).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.