Ghana busca el camino hacia su independencia económica

Tras décadas de dependencia de las potencias extranjeras, y en concreto occidentales, Ghana busca ahora caminar hacia una mayor independencia económica, reduciendo sus importaciones y aumentando su comercio exterior.

"Nuestra preocupación principal es lograr un crecimiento inclusivo, pasar de ser una sociedad con una economía dependiente a una que esté conducida por su capacidad para exportar", detalla el ministro ghanés de Finanzas, Ken Ofori-Atta, en relación al programa "Ghana Beyond Aid" (Ghana más allá de la ayuda), durante una entrevista con medios españoles.

Este plan gubernamental, impulsado con la llegada al poder del presidente, Nana Addo Dankwa Akufo-Addo, en enero de 2017, aspira a lograr un mejor aprovechamiento de los recursos naturales, así como garantizar una mejor educación y una mayor industrialización del país.

Ghana es así la impulsora de una nueva narrativa africana -imitada por otras naciones como Senegal, Ruanda y Sudáfrica, según el ministro- que rechaza la ayuda externa como principal motor de su desarrollo para situarse al frente de su propio progreso y explotación de sus recursos.

Para ello, el proyecto "Una fábrica, un distrito" -parte del programa "Ghana Beyond Aid"- pretende crear nuevas industrias en cada uno de los 254 distritos del país, con el objetivo de agregar valor añadido a materias nacionales como el oro, el cacao, la madera o la bauxita antes de ser exportadas.

"Ghana es estable, democrática, lo que la convierte en un país cómodo, más estructurado y amigable para los negocios que otros de la región", afirma a Efe en Accra Yann Gilbert, director general en Nigeria y Ghana de la empresa española de tecnología de viajes Amadeus, en un foro organizado por la entidad española Casa África.

Al igual que Amadeus, más de 40 empresas españolas -según el presidente de la Cámara de Comercio España-Ghana, Nadim Ghanem-Pares- han encontrado en este pequeño país su sede en África Occidental, sumándose al esfuerzo de Akufo-Addo de convertir esta nación en un centro de operaciones tecnológico y empresarial en infraestructura, energía renovable y agronegocio, entre otros.

Además, Ofori-Atta considera inevitable que se siga avanzando hacia una relación más equitativa entre las potencias occidentales y las africanas, entre otros factores, por una cuestión demográfica que hará que para 2050 alrededor del 40 % de la población mundial proceda de este continente.

"La realidad es que (en Europa) hay una sociedad envejecida, que sigue envejeciendo, mientras que nosotros tenemos una sociedad joven. En 2050, nosotros vamos a ser los consumidores, así que tarde o temprano tendremos que conectar en este sentido", augura el ministro ghanés.

En Europa, recalca, se va a "necesitar gente que cuide porque ya no se está teniendo hijos, y nosotros somos quienes tendremos los recursos para cuidarles".

En este camino hacia una mayor autonomía, Ofori-Atta ve también como algo necesario que los 44 países africanos que firmaron el Tratado de Libre Comercio Africano (AfCFTA) hace un año -con el objetivo de crear la mayor área de libre comercio en el mundo- se comprometan a consolidarlo.

Con 21 países que lo han ratificado hasta la fecha -entre ellos potencias regionales como Sudáfrica, Kenia o Etiopía- solo se necesita una nación más para que esta enorme área exenta de aranceles se convierta en una realidad.

"Tenemos que trabajar entre nosotros para alcanzar el libre movimiento de bienes y de personas, lo que dará un impulso considerable a nuestros PIB (producto interior bruto)", recuerda el titular ghanés de Finanzas, consciente de que en la actualidad el comercio intrarregional no supera el 12 %.

"(Esto) nos ayudará, como africanos, a negociar mejor y a evitar que una empresa se mude de un país a otro para no tener que pagar impuestos, algo que es un mal casi endémico. Sin duda, una iniciativa así traerá más equidad al mundo", sentencia Ofori-Atta.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.