Fernando Carro, un catalán en la cúpula de un consorcio global

El catalán Fernando Carro, nacido en Barcelona hace 51 años, es el primer español en llegar a la cúpula del grupo Bertelsmann, un consorcio global que tiene clientes en todo el mundo y que tiene actividades que van desde el sector editorial hasta la asistencia tecnológica.

Carro, que desde julio es el CEO mundial de Arvato, una de las empresas del grupo especializada en soluciones logísticas y tecnológicas, estuvo hoy por primera entre los encargados de presentar los resultados anuales del grupo, que en 2015 logró aumentar sus beneficios en más del 90 por ciento.

La carrera profesional de Carro le he permitido prácticamente pasar por todos los campos de Bertelsmann a donde se incorporó en 1993 después de haber estudiado ingeniería económica en Karlsruhe (suroeste de Alemania) y de haber trabajado como periodista deportivo, siguiendo una de sus grandes pasiones que es el fútbol.

En el campo editorial fue director del Círculo de Lectores en Barcelona y posteriormente consejero delegado del DirectGroup, la división que agrupaba los diversos club del libro en diversos países.

Como tal, uno de sus trabajos fue ir vendiendo los diversos clubes que había en los diversos lugares del mundo, como parte de una estrategia del consorcio que era desprenderse de negocios decrecientes para concentrarse en los que muestras estabilidad o en aquellos que tienen potencial de crecimiento.

"Parte de esa estrategia la he llevado yo a la práctica", dijo Carro, en un encuentro con la prensa española en Berlín señalando.

Para Bertelsmann desprenderse de los círculos de lectores era una decisión difícil desde el punto de vista emocional pues había sido el motor del crecimiento del consorcio durante mucho tiempo pero tanto la familia Mohn, que sigue siendo la dueña del grupo, como los altos directivos estaban convencidos de que era parte de la estrategia correcta.

"El Círculo de Lectores en Alemania fue durante mucho tiempo la única empresa del grupo que tenía el nombre de Bertelsmann", dijo Carro.

Después Carro pasó a en cargarse de la expansión del negocio educativo de Bertelsmann en Latinoamérica y en especial en Brasil y finalmente, el año pasado, pasó a ser CEO mundial de Arvato y como tal miembro del comité ejecutivo mundial.

Carro está convencido que Arvato es una de las filiales del grupo que más potencial de crecimiento tiene en el mundo así como en España y en Latinoamérica.

Actualmente, Arvato tiene cerca de 70.000 trabajadores en todo el mundo y una facturación anual cercana a los 4.000 millones de euros. En España trabajan para Arvato cerca de 6.000 personas y la facturación anual ronda los 200 millones de euros.

España, después de EEUU, Alemania y Francia, es de momento el cuarto país más importante para Arvato y uno de los más importantes para Bertelsmann en general.

Bertelsmann, que tiene en Penguin Random House el mayor grupo editorial del mundo, ha seguido siendo fiel al libro.

Sin embargo, y eso es algo en lo que Carro suele insistir, Bertelsmann es algo que desborda el mundo del libro.

Por un lado, está su presencia en el mundo del negocio audiovisual, con RTL Group, donde tiene una participación del 75 por ciento. Por otro, la editorial de revistas G J y también Arvato, que ofrece desde soluciones para pagos electrónicos y para el comercio digital hasta soluciones logísticas para empresas farmaceúticos.

Tras haber vivido en Barcelona y en Berlín, Carro vivirá ahora en Gutersloh, la central de la empresa. Sin embargo, espera que no le impida viajar uno que otro fin de semana para usar su abono e ir al Camp Nou para ver al Barcelona, una de sus grandes pasiones.EFECOM

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.