El PIB español sigue sin recuperar el volumen previo a crisis, frente a la UE

El Producto Interior Bruto (PIB) español en la segunda mitad de 2015 seguía sin recuperar el volumen que tenía antes de la crisis, frente a lo que ha ocurrido en las mayores economías de la Unión Europea (UE) que recobraron dicho nivel hace cuatro años, según el Consejo Económico y Social (CES).

Un artículo de la revista "Cauces" sobre la incidencia de la crisis económica mundial en los distintos países industrializados hace hincapié en que si bien en España la magnitud de la contracción fue inicialmente menor que en otros socios europeos, finalmente el país fue más duramente golpeado y es uno de los que más difícilmente la está superando.

El volumen del PIB español en 2007 era de 1.080.807 millones de euros, llegó a caer a 1.031.272 en 2013, y a cierre de 2015 era de unos 1.074.477 millones (si se añade el crecimiento del 3,2 % que calcula el INE al último ejercicio cerrado, 2014).

Así, la economía española creció un 3,8 % en 2007, un 1,1 % en 2008, bajó un 3,6 % en 2009, quedó en el 0 % en 2010, cayó un 1 % en 2011, se rebajó un 2,6 % en 2012, un 1,7 % en 2013 y volvió al crecimiento en 2014, cuando se elevó un 1,4 %.

En la media de la UE y en EEUU, frente a este esquema, la economía cayó con más fuerza que en España en 2009, pero después ha ido creciendo cada ejercicio (excepto una recaída de la media de la UE en 2012 del 0,5 %).

Según el CES, la caída de la actividad se consiguió frenar en 2010 y se inició la recuperación de la mayoría de las economías industrializadas gracias a la implementación "decididamente expansiva" de políticas de impulso a la actividad a nivel mundial, tal y como aconsejaban organismos e instituciones internacionales.

"Sin embargo, cuando la recuperación todavía era frágil y desigual, la UE optó por abandonar las medidas de expansión para adoptar una política de austeridad", recalca el CES.

Esta circunstancia, junto a la crisis de la deuda soberana europea y, en el ámbito español, la debilidad del sistema financiero, la restricción del crédito, medidas adicionales de consolidación y la persistencia de una elevada incertidumbre "hicieron que la economía española, al contrario que el resto de las mayores economías avanzadas, volviese a entrar en recesión en 2011".

Para el organismo que preside Marcos Peña, a pesar de las recientes subidas del PIB español "las dudas recaen sobre la solidez y la persistencia de la recuperación" en 2016, ante una elevada deuda pública y privada y el menor crecimiento de la economía mundial.

En todo caso, consideran que el incremento del PIB no supondrá una efectiva recuperación de la economía española hasta que no tenga un mayor reflejo en el empleo y los principales aspectos del estado del bienestar.

Sobre el tema del paro, el CES asegura en otro artículo que en un contexto de recuperación económica la política de empleo debería orientarse a anticipar las necesidades del mercado de trabajo, pero hoy por hoy el reto "sigue siendo atender al gran volumen de población desempleada".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.