El grupo Miquel y Costas prevé invertir 80 millones hasta el año 2018

El grupo papelero Miquel y Costas prevé invertir 80 millones de euros en los próximos tres años, 60 millones en España y 20 millones en desarrollo internacional, y cuenta con otros 20 millones que podría dedicar a la compra de activos.

El presidente del grupo, Jordi Mercader Miró, ha informado de que el grupo prevé invertir en España 60 millones en los próximos tres años, el 25 % de ellos en la fábrica de Mislata (Valencia), un 30 %, en la de Barcelona y otro 20 % en la de Terranova, en Igualada, y el resto se invertirá en servicios centrales y tecnología.

Antes de la celebración de la junta de accionistas, Jordi Mercader ha explicado a los periodistas que el grupo destinará otros 20 millones a desarrollo internacional.

Según Mercader, si el grupo gana 150 millones en los próximos tres años y, tras destinar estos 80 millones a inversiones y otros 50 millones a dividendo, autocartera y al fondo de maniobra, le quedarían unos 20 millones para posibles compras de activos.

Mercader ha asegurado que lo prioritario es el aumento de las inversiones propias y llevar a cabo una política de contratación de más directivos, y ha dicho que no se deben "distraer con operaciones inorgánicas que son complicadas" y que requieren mucho tiempo.

En este sentido, ha apuntado que si realiza alguna compra se fijarán básicamente en el producto y que, más que comprar una compañía, podría estar interesado en adquirir el área de una empresa dedicada a algún producto concreto.

El grupo invertirá 5 millones anuales a I D a partir de 2018, frente a los 3,1 millones de euros que se destinaron a este concepto en 2015, y ha destacado la "fortaleza financiera" del grupo.

El doble reto que tienen, según el directivo, pasa por asumir que parte de la cartera de clientes y productos se desarrolla en mercados bajistas, desde el punto de vista de volúmenes, y ha puesto como ejemplo el tabaco, que se prevé descienda en el futuro.

También ha mencionado que otros productos históricos de la compañía, como el papel fino para fabricar Biblias o guías de turismo, por ejemplo, también están en retroceso.

Por ello, la empresa pondrá su foco en crear nuevos productos con soluciones tecnológicas que mejoren los procesos de producción.

Como ejemplos de I D materializados en 2015 está el desarrollo de nuevos tipos de papeles para cigarrillos autoextinguibles de segunda generación o el lanzamiento de un papel especial adaptado específicamente a filtros de cigarrillos con cápsulas de sabores.

Mercader ha apuntado que hace años el papel de tabaco representaba el 80 % de la facturación y ahora es el 71 o 72 %, mientras que en volumen de fabricación representaba el 80 % y ahora es del 50 %, lo que muestra que están aumentado el valor añadido de sus productos.

En la división de papeles industriales se ha ampliado la gama de productos destinados al mercado alimentario y se han desarrollado papeles de empastado de placas de baterías de automoción, especialmente pensadas para los sistemas de encendido automático star-stop.

Además, se ha impulsado una nueva calidad perteneciente a la familia de papeles filtro para bolsa de té, lo que confirma la fábrica Terranova Papers, que podría estar a plena ocupación en el año 2017, como referente en el sector de papeles de té.

Mercader también ha destacado el esfuerzo del grupo por una mayor internacionalización y ha señalado que se plantean hacer "una puesta al día e inversiones significativas" en la fábrica de Argentina, que comercializa, entre otras cosas, libritos de papel de fumar y ampliarán la actividad en Filipinas, donde tienen una delegación básicamente para aprovisionamiento, a la vez que empezarán a "mirar" de hacer algo parecido en Centroamérica.

Mercader se ha referido, además, a la compra del 3,5 % de la papelera vasca Iberpapel, operación que ha descrito como financiera y ha dicho que no pedirán ningún puesto en el consejo.

Por otra parte, la junta de accionistas ha aprobado una ampliación de capital liberada con cargo a reservas por 41,3 millones de euros, a razón de tres acciones nuevas por cada cuatro antiguas, con lo que se facilitará aumentar la liquidez de las acciones en bolsa, debido al aumento del número de acciones en circulación; antes de ello, la empresa realizará una reducción del capital del 5 %.

Miquel y Costas ha aumentado la remuneración a sus accionistas un 19,3 % a cargo del ejercicio 2015 y ha distribuido un total de 9 millones de euros en dividendos. Además, la junta general de accionistas ha aprobado hoy un reparto de dividendo complementario de 2,4 millones de euros.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.