El fisco vizcaíno descubre 461 millones de fraude en 2016, un 3 % más

La Hacienda Foral de Bizkaia ha descubierto 461,6 millones de euros de fraude fiscal en 2016, lo que supone 15 millones -un 3,3 por ciento más- que en 2015, y ha remitido a la Fiscalía 29 presuntos delitos, frente a los 13 del ejercicio anterior.

El diputado foral vizcaíno de Hacienda, José María Iruarrizaga, y el director de su departamento Aitor Soloeta han ofrecido hoy en una rueda de prensa los resultados del plan de lucha contra el fraude de 2016 y un avance de las actuaciones que se llevarán a cabo en el presente ejercicio.

De los 461 millones de fraude fiscal aflorados en 2016, la mayor parte se concentra en el Impuesto de Sociedades y Renta de los No Residentes (231 millones) y las liquidaciones del IVA (133 millones).

Iruarrizaga ha recordado que, de todo el fraude fiscal aflorado, normalmente se consigue recuperar en el mismo ejercicio en torno a un 70 por ciento de lo descubierto.

La Diputación ha remitido a la Fiscalía 29 supuestos delitos -frente a los 13 del año precedente-. Se considera delito fiscal cuando el importe defraudado supera los 120.000 euros.

En cuanto a las novedades del plan de lucha contra el fraude del presente ejercicio, lo más destacado es el incremento de las intervenciones en oficinas y locales de negocio de la unidad de auditoría informática, que accede directamente a la información contable almacenada en los equipos informáticos.

Además, como ya se ha anunciado, -está en tramitación en Juntas- se va a aumentar la sanción por disponer del llamado "software de doble uso". Esta práctica se emplea para ocultar ventas, de manera que se paga menos, y ha sido usada en sectores como la hostelería.

Para disuadir de su uso, la Hacienda vizcaína va a aumentar considerablemente las sanciones, fijadas actualmente en una multa del 2 por ciento del volumen de operaciones, con 1.200 euros de mínimo. En cambio, a partir de su aprobación en las Juntas, la sanción será del 20 por ciento de la cifra de negocio, con un mínimo de 60.000 euros. "El mensaje claro es que no se utilice el software doble", ha advertido el director de Hacienda.

Para más adelante, el fisco vizcaíno estudia la implantación de sistemas de control de las cajas registradoras en sectores que usan dinero en efectivo, para verificar sus ingresos reales. Sin embargo, todavía se está analizando qué tecnología usar para poder llevar a cabo este control, de manera que la intención es implantar el sistema durante esta legislatura foral, que acaba en el 2019.

Otras de las novedades en 2017 vendrá porque Bizkaia se ha sumado a dos iniciativas internacionales: el primer intercambio automático de información financiera con otras 54 haciendas, lo que permitirá conocer las cuentas bancarias en el extranjero de contribuyentes vizcaínos.

La segunda es otra iniciativa de la OCDE por la cual los grupos multinacionales deberán presentar a cada Hacienda -en este caos en Bizkaia- la información sobre sus actividades país por país, para detectar los posibles traslados de beneficios a jurisdicciones con baja tributación.

Otra actuación será solicitar a las entidades financieras información para detectar a aquellos contribuyentes que reciban ingresos en dinero negro por actividades de economía sumergida, especialmente las que se cobran a través de las plataformas de internet.

Además, este año se creará una unidad especializada en la fiscalidad internacional, para analizar las transferencias entre entidades de un mismo grupo y la tributación de las rentas obtenidas por contribuyentes no residentes en Bizkaia.

El año pasado ya se creó otra unidad, en su caso especializada en prácticas fraudulentas en empresas declaradas en concurso de acreedores.

Por último, Bizkaia ultima la creación de un módulo de educación tributaria. Se trata de material didáctico que se ofrecerá a los colegios e ikastolas para que puedan impartir esta materia a sus alumnos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.