Consumo retiró medio millar de artículos de carnaval peligrosos en 2015

La Dirección General de Consumo retiró en 2015 más de 500 productos con motivo de las alrededor de 45 actuaciones de control de productos de carnaval, entre disfraces, máscaras, diademas y pelucas que no cumplían los requisitos de seguridad al ser inflamables o no cumplir los estándares exigidos.

Consumo ha recomendado a los consumidores responsabilidad al adquirir los productos para la fiesta de carnaval, que elijan los que no comporten riesgo para la salud y que cumplan las instrucciones de uso y las advertencias, ha informado la Conselleria de Salud en un comunicado.

La compra de disfraces y accesorios debe seguir los mismos estándares de calidad y seguridad exigidos para cualquier otro producto, con independencia de que sólo se utilicen durante pocos días, señala la nota.

La Dirección General de Consumo aconseja que, en caso de detectar alguna irregularidad en los productos adquiridos, los consumidores se dirijan a las oficinas de consumo donde recibirán el asesoramiento necesario.

Los disfraces para niños se consideran juguetes y, por tanto, al comprarlos hay que tener el mismo cuidado que con cualquier otro artículo destinado a edades infantiles.

Consumo recomienda a los consumidores que comprueben el etiquetado del producto, donde debe figurar el nombre, el domicilio del responsable de la comercialización y el CIF; la marca; el país de origen, y el sello CE, indicador de que ha sido fabricado de acuerdo con lo establecido en las normas europeas.

En los casos en que el producto pueda ser inflamable, debe llevar la advertencia "manténgalo alejado del fuego", y la edad conveniente para su uso. Si es una máscara y se ajusta a la cara, debe tener orificios suficientes de ventilación.

En el caso de los cosméticos, hay que comprobar que el etiquetado indique la caducidad y los componentes para evitar alergias. Consumo aconseja además protegerse la cara con crema hidratante antes de aplicar cualquier maquillaje encima, y evitar utilizar estos productos en menores de 3 años.

Respecto a los aparatos de pirotecnia, bengalas y petardos, hay que tener en cuenta que sólo se pueden vender en los establecimientos autorizados y que los hay de tres categorías: clase I para mayores de 12 años y para artículos de riesgo muy reducido; la II para mayores de 16 y con riesgo reducido y la III para mayores de edad y que presentan riesgo medio.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.