CaixaBank gana 970 millones, un 2,6% menos, por el impacto de Barclays

CaixaBank ha obtenido en los nueve primeros meses de 2016 un beneficio neto de 970 millones de euros, un 2,6 % menos que en el mismo período del año anterior, debido al efecto fiscal positivo que tuvo la integración de Barclays en 2015.

El resultado antes de impuestos alcanza los 1.314 millones, un 45,2 % más que en 2015, y el resultado atribuido al negocio bancario y de seguros, excluyendo la actividad inmobiliaria y las participadas, asciende a 1.374 millones.

Los ingresos de la cartera de participadas se sitúan en los 550 millones, un 10,5 % menos, por el impacto del cambio de perímetro tras el acuerdo de permuta con CriteriaCaixa, según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el actual contexto de tipos de interés en mínimos y de volatilidad de los mercados, el margen de intereses de CaixaBank cae en este período un 6,9 %, hasta 3.080 millones de euros, mientras que el bruto disminuye un 6,6 %, hasta 5.939 millones. Por su parte, el margen de explotación crece un 2,7 % y alcanza los 2.821 millones.

En cuanto a los gastos de explotación recurrentes, éstos caen un 2,2 % hasta septiembre, con 2.997 millones, gracias a la contención de costes, pese a que en este último trimestre la entidad ha registrado 121 millones de costes extraordinarios asociados al plan de salidas voluntarias pactado con los sindicatos el pasado verano.

La cartera sana de crédito de CaixaBank se ha incrementado en estos nueve meses en un 0,3 %, aunque los créditos a la clientela brutos ascienden a 205.100 millones de euros, lo que representa un 0,6 % menos que en 2015.

Los recursos de clientes ascienden a 299.673 millones de euros ( 1 %), mientras que los recursos en balance se sitúan en los 215.895 millones, con un crecimiento del 6 % del ahorro a la vista y una reducción del 18,8 % del ahorro a plazo.

Las pérdidas por deterioro de activos financieros y otros llegan a 1.177 millones a cierre del tercer trimestre, con un descenso del 33,3 % respecto a 2015, principalmente a causa de la reducción de las dotaciones para insolvencias, que suman hasta septiembre 7.934 millones.

La ratio de morosidad de CaixaBank sigue disminuyendo y se sitúa actualmente en el 7,1 %, casi un punto porcentual menos que hace un año, por la caída de los saldos dudosos, que han caído un 20,6 % en variación interanual, hasta 15.199 millones.

En los últimos tres años, la ratio de morosidad ha descendido 4,1 puntos porcentuales, mientras que los saldos dudosos se han reducido en un 46 %.

La cartera de activos adjudicados netos disponibles para la venta asciende a 7.071 millones y se reduce por tercer trimestre consecutivo, según destaca CaixaBank, cuya filial inmobiliaria, BuildingCenter, ha comercializado 1.863 millones en ventas y alquileres en los últimos doce meses.

CaixaBank cuenta con 13,8 millones de clientes y más de 5.000 oficinas y es la entidad líder en banca de particulares, con una cuota de penetración del 29,5 %.

En estos últimos meses ha reforzado asimismo su liderazgo en banca online, con 5,1 millones de clientes, y la captación de nóminas, hasta alcanzar una cuota del 25,8 %, con un total de 3,4 millones de nóminas domiciliadas.

A través de su filial VidaCaixa, el banco catalán se sitúa también a la cabeza de España en el sector asegurador y ha aumentado a lo largo de este año su cuota de mercado en seguros de ahorro, hasta el 23,5 %, y en planes de pensiones, con el 22,6 %.

La entidad que preside Jordi Gual y cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar mantiene asimismo su fortaleza en capital, con un Common Equity Tier 1 fully loaded del 12,6 %.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.