Acuerdo comercial entre Estados Unidos y China

Los índices de Wall Street cierran con subidas de alrededor de un 0,80% y el interés del bono americano a diez años roza el 1,90%

EEUU y China tienen aún asuntos que resolver para dar por finalizada la guerra comercial.

Los negociadores estadounidenses han pactado los términos de un acuerdo comercial de Fase 1 con China. Y Donald Trump, según fuentes consultadas por Bloomberg, ya le habría dado el visto bueno para evitar los aranceles que deberían entrar en vigor el 15 de diciembre sobre importaciones chinas por valor de 160.000 millones de dólares. 

Los asesores comerciales tenían previsto reunirse con el presidente estadounidense a las dos y media de la tarde, hora de Washington, para discutir el acuerdo y buscar su aprobación. Y se esperaba que su anuncio tuviera lugar a lo largo de la tarde, siempre según el horario estadounidense. Por el momento, sólo hay filtraciones.

De acuerdo con las fuentes citadas por Bloomberg, si bien se han pactado los términos del acuerdo, el texto legal todavía no se ha redactado en su totalidad. 

Las Bolsas ya habían reaccionado al alza después del tuit de Donald Trump avisando de la proximidad del acuerdo comercial a primera hora de la tarde, minutos después de la apertura de Wall Street. Cuando trascendió esta nueva información, la de que ya habría un acuerdo chino-americano, los índices bursátiles estadounidenses disfrutaron de un pequeño tirón alcista adicional. A las nueve de la noche, hora española, los ascensos en el Dow Jones y en el S&P 500 rondaban el 0,70%, mientras que el Nasdaq se apuntaba un 0,54%. Una hora después, al toque de campana, sus ascensos eran de un 0,86% para el S&P 500, de un 0,79% para el Dow Jones y de un 0,73% para el Nasdaq. En el mercado de deuda, el interés del título americano a diez años subía desde el 1,79% hasta el 1,90%. 

La última filtración, la de que Donald Trump habría dado el visto bueno al acuerdo, llegó media hora después del cierre de la Bolsa de Nueva York. Pero se desconoce si lo aprobado por Trump es simplemente la suspensión de la entrada en vigor de las tarifas, su retraso o si el acuerdo tiene más enjundia. 

Los equipos negociadores llevan trabajando en los términos de este trato durante meses después de que Trump anunciara en octubre que los dos países habían alcanzado un acuerdo que podría quedar reflejado sobre un papel en cuestión de semanas. Pero esas semanas al final se han terminado alargando. 

El acuerdo entre China y Estados Unidos podría no sólo llevar consigo la suspensión de la entrada en vigor de los aranceles sobre las importaciones chinas el próximo domingo. Además podría implicar que se redujeran las tarifas que se han ido estableciendo en el último año y medio, que es el periodo que ya dura el enfrentamiento comercial entre las dos superpotencias. A cambio de esa reducción de las barreras comerciales, China se podría comprometer a comprar más bienes agrícolas estadounidenses, a parar el robo de propiedad intelectual y a no manipular su divisa. 

Todo ello contrasta con lo que hace apenas una semana afirmaba el presidente estadounidense: entonces le parecía una buena idea retrasar el acuerdo con China hasta después de las elecciones presidenciales de 2020. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.