Abanca obtiene hasta septiembre un beneficio neto de 267 millones

Abanca ha obtenido en los primeros nueve meses de 2016 un beneficio neto de 267 millones de euros, un 0,4% más que en el tercer trimestre del pasado ejercicio, ha informado la entidad financiera en un comunicado.

Su rentabilidad (ROTE) se situó en el 9,8%, lo que la mantiene entre las bancas españolas más rentables.

La clave del crecimiento del resultado está en la actividad con clientes.

El margen comercial recurrente ha aumentado un 12%, sustentado en el impulso de la nueva financiación y la mayor rentabilidad de las formalizaciones, además de la comercialización de productos y servicios de valor añadido.

La entidad se ha enfocado con decisión en el segmento de pymes y autónomos, a los que ha concedido 6.000 millones de nueva financiación en el período, un 22% más que en el mismo periodo del año anterior.

Al mismo tiempo, ha aplicado medidas de austeridad y control del gasto que le han permitido reducir un 3% sus gastos de explotación.

Otra de las claves del período ha sido la mejora de la calidad del riesgo, con una reducción significativa de la morosidad, que se sitúa por debajo del 7% cuando la media del sector está en el 9,5%.

Abanca se afianza, de este modo, entre las entidades más capitalizadas del sector financiero, con un ratio de capital CET1 del 14,4%. Esta ventaja competitiva se ve reforzada con una holgada posición de liquidez y una estructura de financiación basada en depósitos, ha destacado el banco en la nota.

El margen comercial recurrente ha avanzado un 12% interanual a pesar del complejo entorno de bajos tipos de interés.

Las nuevas formalizaciones de crédito mejoran, asimismo, en 41 puntos básicos la rentabilidad de la cartera.

En paralelo, el impulso al negocio de fuera de balance ha propiciado que los ingresos por servicios se hayan incrementado un 6,4%. Otros epígrafes destacados han sido los avales y los medios de pago.

De este modo, la entidad diversifica sus ingresos y se fortalece frente al entorno de bajos tipos de interés. Los ingresos por servicios representan ya el 26,9% del margen básico de la entidad, 250 puntos básicos más que en septiembre de 2015.

El beneficio se ha visto apoyado, además, por la mejora de la eficiencia, motivada por un incremento de los niveles de productividad y una política de austeridad y control del gasto.

El volumen de negocio por empleado crece un 6,5% en un año, mientras que los gastos de explotación se reducen un 3,1% frente a un incremento del 3,8% en el sector a junio de 2016.

En base a estas cifras, el beneficio neto alcanza los 267 millones de euros, lo que sitúa la rentabilidad (ROTE) en el 9,8%.

El crédito a la clientela, actividad prioritaria para la entidad, crece, igualmente, un 5,2% en términos interanuales y suma 25.562 millones de euros.

La producción de nuevo crédito está siendo suficiente para compensar las amortizaciones, al contrario de lo que ocurre en el sector donde el crédito caía en junio un 1,2%.

Los principales destinatarios de la nueva financiación han sido las pymes y autónomos. El banco ha concedido a estos segmentos crédito por importe de 6.000 millones de euros, un 22% más que en el mismo período del ejercicio anterior.

La entidad está consiguiendo, según se destaca en esta comunicación, incrementar su penetración gracias a la proximidad al cliente, a la agilidad en la respuesta y al desarrollo de su oferta digital, con una banca electrónica de empresas que se sitúa entre las más valoradas del sector.

El buen comportamiento de los principales epígrafes del negocio tradicional ha permitido también a Abanca lograr nuevos incrementos en su cuota de mercado.

En Galicia, primer mercado de la entidad financiera, gestiona el 41% de los depósitos y el 31% del crédito.

Y los recursos gestionados fuera de balance, con alto valor añadido para los clientes en este entorno de tipos, han mantenido un buen ritmo de ventas. Los fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro registran un crecimiento interanual del 9,4%, hasta alcanzar los 4.441 millones de euros.

Abanca destaca, en relación a este punto, el incremento registrado en lo que va de año en la suscripción de fondos de inversión no monetarios, que prácticamente se ha triplicado hasta situarse en 99 millones de euros.

Por lo que respecta a los seguros, las ventas han registrado un incremento interanual del 34,8% en primas. El negocio asegurador ha alcanzado un ROE del 10,5%.

La prudencia en las políticas de riesgo y el esfuerzo en la recuperación tiene, aparte, su reflejo en la continua mejora de la calidad de la cartera de inversión, con un impacto positivo en el coste del crédito.

El saldo dudoso desciende un 26% en el año y la tasa morosidad se sitúa en el 6,97%, frente a una media del sector español del 9,5%. Los saldos dudosos acumulan 11 trimestres consecutivos de reducción desde diciembre de 2013.

La entidad mantiene una cobertura del crédito dudoso del 59,5%, uno de los niveles más elevados del mercado. La media del sector a junio 16 era del 54,4%.

Por su parte, la cobertura de activos adjudicados se eleva al 55,6%. El peso de estos activos representa tan solo el 1% del balance.

Abanca se mantiene entre las entidades con mayores ratios de solvencia del sector en España, con un ratio de capital CET1 Phase In del 14,4%. El exceso de capital sobre el requisito exigido alcanza los 1.186 millones de euros.

La liquidez es otra de las fortalezas competitivas de este banco, tal y como se destaca. Abanca dispone de más de 11.400 millones de euros entre activos líquidos y capacidad de emisión, y cumple ampliamente los requisitos de liquidez a corto y largo plazo establecidos por el BCE para 2018.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.