Septiembre es el mejor mes para la prejubilación

El 30 de septiembre es la fecha máxima para esquivar nuevas penalizaciones en las pensiones de una prejubilación

Los profesionales que negocien con sus empresas ajustes de plantilla que incluyan la prejubilación, y que se proyecten más allá del 1 de enero de 2022, deben firmar el acuerdo antes del 30 de septiembre.

La fecha marca el límite si quieren evitar las nuevas penalizaciones en sus pensiones que introducirá la reforma de las pensiones que entra en vigor el próximo año.

Publicidad

De esta manera no se verán afectados por el endurecimiento de los coeficientes reductores en las pensiones aplicados a la jubilación anticipada que ha diseñado el Gobierno.

A partir de 2022, los coeficientes reductores se aplicarán sobre la cuantía de la pensión y no sobre la base reguladora como hasta ahora.

Además, se calcularán por meses de adelanto sobre la edad de jubilación y no por trimestre como se hace hoy. Lo que puede penalizar algunas pensiones hasta un 21 por ciento de su cuantía.

Con estas medidas el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, pretende acercar la edad legal de jubilación, 66 años en 2021, a la edad real que ahora ronda los 64,5 años y reducir el número de jubilaciones anticipadas voluntarias, que el año pasado alcanzaron las 54.000.

Publicidad
Publicidad

Hay tiempo para evitar recortes

Aunque poco, todavía hay tiempo para esquivar el nuevo rejonazo sobre las pensiones de los prejubilados.

Hasta el 30 de septiembre se mantendrán las actuales penalizaciones que hacen que los asalariados con mayores sueldos apenas noten una bajada de sus prestaciones en caso de que opten por jubilarse antes de cumplir su edad de retiro.

Esto se debe a que les afectan mínimamente los porcentajes de reducción que se aplican sobre la base reguladora, porque el importe resultante continúa siendo igual o superior a la pensión máxima. Lo que no ocurrirá tras la reforma.

“Los principales beneficiados de acogerse ahora a la jubilación anticipada son los trabajadores con salarios altos que tengan la pensión máxima topada”, asegura Isabel Casares, secretaria general de la Organización de Consultores de Pensiones (OCOPEN).

Las rentas medias y bajas, las más perjudicadas

Sus ventajas se derivan, como reconoció el ministro Escrivá, a que el actual método de cálculo y de penalización de las jubilaciones anticipadas es regresivo, castiga más a las rentas medias y bajas, que pueden ver recortadas sus pensiones hasta un 8 por ciento al año, mientras que las altas, en el peor de los casos, pueden sufrir una merma del 2 por ciento.

Por ello, "ante estas previsiones, cada vez es más recomendable que los trabajadores que se estén planteando un retiro anticipado opten por él, y lo hagan antes de que se modifique la normativa”, recomienda Isabel Casares.

Publicidad
En portada

Noticias de