Sánchez sentencia al ahorro para la jubilación

El nuevo castigo a los planes de pensiones frenará el ahorro complementario para la pensión pública cuando más se necesita

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, apenas dedicó unos segundos a una de las medidas que recogía los Presupuestos Generales del Estado y que más consecuencias puede tener para los futuros jubilados.

El Gobierno, por segunda vez en un año, volvía a castigar a los planes de pensiones, volvía a cargar contra uno de los instrumentos más utilizados por los españoles para ahorrar para la jubilación.

Si para este año redujo el importe máximo deducible en el IRPF de 8.000 a 2.000 euros, para el próximo ejercicio lo ha dejado en 1.500 euros, con lo cual en la práctica ha sentenciado a este producto, que está perdiendo todo su atractivo.

Cuesta trabajo entender por qué este Gobierno quiere demonizar el ahorro en planes de pensiones, cuando tendría que hacer todo lo contrario, incentivarlo, por el papel fundamental que juega en el complemento de la pensión pública.

Un ahorro imprescindible en tiempos de crisis

Pero no solo eso. Se ha visto que es un ahorro imprescindible en tiempos de crisis. Al comienzo de la pandemia, la revista INVERSIÓN planteó a una serie de expertos si sería una buena medida dar liquidez a los planes de pensiones para las personas incluidas en un expediente temporal de regulación de empleo (ERTE).

Respondieron afirmativamente y esa misma propuesta la llevó la publicación al Ministerio de Seguridad Social. En principio los responsables del ministerio se negaron, pero unos días después rectificaron y permitieron el rescate a las personas afectadas.

Publicidad
Publicidad

En total los partícipes de planes de pensiones en ERTE rescataron 114 millones de euros, una cifra que sirvió como antídoto al coronavirus.

El Gobierno solo tiene ojos para el macrofondo de pensiones

Pero el Ejecutivo no quiere saber nada de ahorro privado y quiere que todo se canalice a través del macrofondo de pensiones que quiere poner en marcha el ministro Escrivá.

Lo que no se entiende es por qué no pueden convivir todos los instrumentos que tengan el mismo fin, el ahorro para la jubilación. Nuestro sistema público de pensiones agradecerá que cuánto más ahorro se consiga, no importa la vía, mejor para su futuro.

Pero ni Sánchez, ni Escrivá, ni Montero quieren verlo. Y eso que desde hace 20 años los más destacados dirigentes socialistas, con el exvicepresidente Solbes a la cabeza, han recomendado a los ciudadanos que se hicieran un plan de pensiones.

Recomendaciones que siguieron José Luis Rodríguez Zapatero y el propio Pedro Sánchez, que tienen contratados planes de pensiones. Aunque ahora renieguen de ellos.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de