Los planes de pensiones de Escrivá nacen cojos

Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, cree que su puesta en marcha se ha planificado mal y que esto está perjudicando el ahorro para la jubilación

El Senado aprobó este miércoles los Fondos de Pensiones de Empleo de Promoción Pública, impulsados desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que lidera José Luis Escrivá.

A falta de su publicación en el BOE, esta nueva herramienta de ahorro para la jubilación, es positiva en la teoría, pero falla en el 'timing' y también en su despliegue.

Publicidad

Pilar González de Frutos, presidente de UNESPA, la patronal de las aseguradoras españolas, respaldó la puesta en marcha de los planes de empleo, pero fue crítica con la planificación de su puesta en marcha y con el momento que se ha elegido, durante su intervención en el curso de verano de la APIE y la Universidad Menéndez Pelayo.

El 90% del tejido empresarial es ajeno a este tipo de planes

"La intención es muy saludable. Tenemos un problema de envejecimiento y el pago para las pensiones tendrá mayor de impacto en nuestro déficit; algo genera tensión en los prestadores de dinero", señaló.

Sin embargo, también matizó que probablemente este no era el momento más adecuado para lanzarlos "cuando el empresariado está sometido a muchos costes", y habiendo eliminado previamente las desgravaciones fiscales.

Las peculiaridades del modelo empresarial español son por si mismas un reto relevante, porque el 90 por ciento del tejido empresarial son pequeñas y medianas empresas, que hasta el momento no han recurrido a los planes de pensiones de empleo. Solo en el ámbito de las compañías con más de 250 trabajadores existen sistemas similares.

Publicidad
Publicidad

"El reto es gigantesco y ojalá tuvieran razón las previsiones del gobierno y esto comenzara a funcionar con rapidez porque ganaríamos todos", reflexionó González de Frutos, que no está de acuerdo en cómo se ha planificado su llegada.

Las reducciones en las desgravaciones ya roban 2000M de ahorro

"Habría sido muy razonable el empezar de otra manera. Dejar que las cosas permanecieran en los niveles de 2020 y cuando estuvieran disponibles aplicar cambios", valoró.

En 2020 todavía estaban vigentes las desgravaciones de 8.000 euros por aportaciones a planes de pensiones en el IRPF. Dos años después, con la nueva estructura a punto de publicarse en el BOE, las desgravaciones ya han caído hasta los 1.500 euros, que es el importe máximo que podrá reducir por aportaciones durante el ejercicio fiscal 2022.

Estas reducciones están mermando el ahorro destinado a complementar la jubilación, que ya se habría traducido en caídas de las aportaciones por 2.000 millones de euros. "Aportar 1.500 euros significa complementar la jubilación con 100 euros al mes. Y qué se puede hacer con 100 euros", insistió González de Frutos.

Para la presidenta de Unespa esta limitación es algo que está perjudicando a la clase media española.

Publicidad

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, que también participó en las jornadas de la APIE este jueves, apoyó la reflexión realizada por González de Frutos.

Una lista de cuentas pendientes

Aunque formalmente ya se se van a crear, los planes de pensiones de promoción de empleo, todavía faltarán en estar completamente en marcha, porque faltan desarrollos normativos, lo que mantendrá mermado el ahorro de cara a la jubilación.

"No se ha comenzado a trabajar en el desarrollo reglamentario para poner en marcha las iniciativas que propone la Ley y nos encantaría trabajar con ellos tampoco", señaló la presidenta de Unespa.

Esta situación, y el posterior proceso de negociación que pueda hacer falta con los representantes de los trabajadores, anticipan que los productos no serán viables a corto plazo.

Publicidad

Una de las cuentas pendientes que están sin resolver es quién aporta; algo que puede ser conflictivo, dependiendo de si se implementa como un 'plus' a la retribución abonable por las empresas; o si debe ser del trabajador el que renuncie de forma voluntaria a una parte de su salario para verse forzado a ahorrar.

Para González Frutos justo uno de los errores de base ha sido pensar que el ahorro voluntario se iba a mover desde los planes de pensiones tradicionales a los de empleo de forma automática. "Es mucho más fácil gastar que ahorrar", apostilló.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de