Las dudas que genera el macrofondo público de pensiones

Gonzalo Núñez, profesor de la UDIMA, afirma que la mayor parte del tejido empresarial español no implantará planes de pensiones de empleo

Los españoles arrastran desde hace décadas una asignatura pendiente que la reforma de las pensiones, cuya primera fase ha entrado en vigor este año, no ayudará a aprobar: aumentar el ahorro a largo plazo destinado a la jubilación. 

Así lo ha manifestado Gonzalo Núñez, profesor de la UDIMA y socio-director de Bardají Honrado, en un podcast de finanzas.com.  

Publicidad

Considera que uno de los principales problemas que arrastra España respecto a las pensiones es la baja tasa de ahorro finalista, que solo representa el 7 por ciento del PIB, mientras que en países de nuestro entorno alcanza el cien por cien.  

Ante esta diferencia, el Gobierno no está tomando medidas efectivas para impulsar este ahorro, sino todo lo contrario, pone cortapisas.  

Recorte de incentivos 

Una de ellas, a juicio de Gonzalo Núñez, ha sido la bajada de incentivos fiscales a los planes de pensiones individuales: “Reducir estos incentivos hasta prácticamente su extinción no ha sido una muy buena idea”. 

En dos años, el Ministerio de Seguridad Social ha reducido el límite de las aportaciones a los planes individuales con derecho a desgravación en el IRPF desde los 8.000 a los 1.500 euros. 

Publicidad
Publicidad

Un macrofondo muy cuestionado 

Una medida con la que el Gobierno quiere incrementar el ahorro finalista es la creación de un macrofondo público de pensiones de empleo que espera presentar este año y que, en opinión del profesor de la Udima, plantea varios problemas. 

El primero hace referencia a que el Gobierno ha ‘castigado’ a los planes individuales sin que el macrofondo esté operativo y el segundo se deriva de que la estructura empresarial en España está formada en un 96 por ciento por pymes y micropymes sin la capacidad suficiente para impulsar fondos de pensiones de empleo. 

“La mayoría de estas empresas no están dispuestas a crear planes de empleo para sus trabajadores. Además, gran parte no tienen convenios colectivos, se rigen por los convenios sectoriales y, como se ha visto hasta ahora, los sindicatos prefieren subidas salariales a planes de pensiones”, argumenta. 

Los ahorradores se pasan a los fondos 

Otra consecuencia de la estocada asestada por Gobierno a los beneficios fiscales de los planes de pensiones individuales es que han perdido atractivo para los ahorradores y están dirigiendo ese capital hacia fondos de inversión. 

Gonzalo Núñez argumenta que los fondos están captando gran parte del ahorro en planes de pensiones porque "son una buena opción". 

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de