Inmobiliario

Vivienda. El impacto del coronavirus comienza a disiparse

La caída de la compraventa de viviendas se modera y apunta a que lo peor ya pasó en el sector

Prorrogadas las reducciones en el alquiler de vivienda pública
Prorrogadas las reducciones en el alquiler de vivienda pública

Si bien es cierto que la compraventa de viviendas volvió a caer en septiembre, este descenso fue el menor de los últimos 7 meses, un 1,1%, de acuerdo con el dato del Instituto Nacional de Estadística (INE),  lo que es una clara señal de que los efectos del coronavirus en el sector comienzan a disiparse. 

Así, el descenso de septiembre, no sólo es el menor de los últimos meses, si no que ya lo hace por debajo del doble dígito, lo que desembocó en 37.839 operaciones.

La búsqueda de vivienda para la compra siguió al alza

Más significativa es la evolución intermensual. La compraventa de viviendas registrada en septiembre respecto a agosto registró un incremento del 20,5%.
La compraventa de vivienda nueva, que aún sigue representando poco más del 22% del total, se disparó en septiembre un 29,2% hasta las 8.388 transacciones. Es su mayor incremento desde noviembre de 2017 y la cifra más alta de operaciones en un mes de septiembre de los últimos seis años. 

Ferran Font, director del servicio de estudios de pisos.com, cree que estos datos invitan al optimismo: “El mercado vuelve poco a poco a la normalidad pre-coronavirus. Las próximas cifras corresponderán al mes de octubre, en el que probablemente se siga consolidando el cambio de tendencia y ya pueda registrarse crecimiento en el volumen de operaciones respecto al 2019".

Estas mejoras seguirán condicionadas por la realidad de cada territorio y el impacto de la segunda ola en la economía en general, y en el impacto que está pueda tener en los ingresos de las familias españolas. El apoyo de la Administración tanto al sector como a los particulares será decisivo para encontrar la estabilidad necesaria para afrontar con seguridad tanto el cierre del 2020 como la recuperación económica, prosigue el experto.

¿Qué más leer?

La caída del precio de la vivienda se contiene por la intervención del BCE

De hecho, el dato de septiembre se acerca mucho a las 40.000 viviendas firmadas, con un total de 37.839 compraventas, y es un dato muy esperanzador ya que apunta a que, de momento, "la demanda de vivienda se ha despertado con fuerza y la leve caída de este mes de septiembre nos puede hacer pensar que en breve podamos empezar a recoger datos positivos en esta estadística”, explica Anaïs López, directora de comunicación de Fotocasa.

Los dos expertos recalcan que el dato de intermensual es muy esperanzador, algo que ya se notó también en julio. 

El mes de agosto suele ser un mes en el que las vacaciones marcan mucho el cierre de las operaciones de compraventa y este gran crecimiento se explica en que muchas operaciones se han firmado en septiembre, con la vuelta a la normalidad después del parón vacacional, recalca López.

Dos motivos que tirarán del mercado de vivienda

Dos son los principales motivos por los que el mercado de la vivienda volverá pronto a la normalidad. 

El primero de ellos es la financiación. El Banco Central Europeo (BCE) mantendrá los tipos de interés en los actuales niveles hasta finales de 2023 o principios de 2024, lo que ha llevado a la banca a calcular que el euríbor, el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas, se mantendrá en negativo diez años, hasta 2030.

Esto hace que la oferta de la banca se esté volcando, más que nunca, en hipotecas a tipo fijo, pero que también el euríbor presiona a baja, con intereses desde el 1,30% a 30 años, unos tipos jamás vistos hasta ahora. 

El otro factor es el cambio que la pandemia provocó en el nuevo buscador de vivienda. “Los españoles ahora buscan viviendas más grandes, con zonas exteriores y con más luz natural”. Estas características están llevando a la demanda de vivienda a buscar fuera de las grandes ciudades y, de hecho, la demanda de vivienda en zonas periféricas se está disparando en los últimos meses.

La financiación barata puede dar un impulso al mercado

“Tendremos que ver si el sector inmobiliario es capaz de dar respuesta a esta nueva demanda y si la economía mantiene una evolución razonable esta nueva demanda pueda llegar a concretarse en cierres de operaciones”, concluye López.

La búsqueda de vivienda se mantuvo durante el confinamiento

Contrariamente a lo que pudiera pensarse, durante el confinamiento la búsqueda de vivienda para comprar aumentó. Esta tendencia se mantiene en el tiempo. 

Esto podría convertir al último trimestre del año en el momento idóneo para adquirir una vivienda.

“La banca podría empezar a endurecer sus criterios si continúa la inestabilidad económica debido a la evolución de la pandemia, por lo que sería un buen momento para no retrasar mucho la compra de una vivienda”, según Marcel Beyer, CEO de iAhorro.

Entre otras cosas, porque “la banca agiliza los trámites en el último trimestre del año para hacer balance y debido al interés que tiene en cerrar operaciones. Como no sabemos lo que va a pasar en 2021, asegurarse la hipoteca ahora que están baratas sería una buena opción. Si continúa alargándose la pandemia, hay nuevos confinamientos y a su vez se produce una mayor tasa de desempleo, la cuota de morosidad es probable que aumente y los bancos pueden restringir el acceso a las hipotecas”, destaca Beyer.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.