La seguridad de la banca española ante la guerra rearma al IBEX 35

La banca española mantiene sus objetivos de negocio pese a reconocer los impactos indirectos de la guerra en Ucrania, lo que rearma al IBEX 35

La mayor seguridad que ofrece la banca española transcurrido un mes desde que Rusia atacó Ucrania supone un punto de apoyo para el IBEX 35.

Dos entidades de referencia en el mercado español, Bankinter y Banco Sabadell, acaban de reafirmar ante sus accionistas sus previsiones de negocio pese al conflicto bélico.

Publicidad

Es verdad que hay riesgos indirectos, como detectó la entidad catalana, derivados del incremento del precio de la energía y las materias primas, lo que podría acelerar la aversión al riesgo.

Pero el Banco Sabadell en ningún caso dio un paso atrás y mantuvo su objetivo de alcanzar una rentabilidad sobre el capital tangible (RoTE) del 6 por ciento según especificó en su plan estratégico.

El mismo mensaje ofreció Bankinter, que sigue teniendo entre ceja y ceja alcanzar un beneficio neto de 550 millones de euros el año que viene.

Publicidad

Menor castigo en bolsa para la banca española

Lo cierto es que los bancos españoles se encuentran mucho más protegidos que sus homólogos europeos frente a la contienda en Ucrania. Su exposición al conflicto es mínima y la potencia de sus dividendos tiene un extra de protección frente a la guerra.

Así lo ha entendido el mercado, pues de hecho Caixabank es el banco menos castigado de todo el Eurostoxx600 de entidades financieras, con una caída del 1 por ciento, mientras que Bankinter ocupa la cuarta posición, con un descenso de apenas el 4 por ciento.

También el Banco Santander solo retrocede un 5 por ciento desde el pasado 23 de febrero, la fecha anterior al estallido del conflicto, mientras que BBVA corrige un 9 por ciento y Banco Sabadell, que era el que más había subido, pierde un 12 por ciento.

Publicidad

Por el contrario, el austriaco Raiffeisen se desploma un 42 por ciento, en tanto que Unicredit se hunde el 32 por ciento, por un 23 por ciento que caen ING Groep y Societé Generale y un 16 por ciento que se deja el alemán Commerzbank.

Gestión profesional en la banca española

La banca europea está mucho más penalizada por la crisis energética. La dependencia de Rusia es tan elevada que “el hecho de que Putin pueda cerrar el grifo del gas provocaría el colapso de Alemania”, dijo a finanzas.com Luis Gasca, profesor de Banca de CEF-Udima Barcelona.

Los bancos españoles juegan con la ventaja de que su perfil es mucho más minorista, lo que aleja el riesgo de hubieran podido salir impactados por conceder créditos a empresas europeas en problemas.

Además. “la banca española tiene un perfil muy profesional y sus directivos han ejercido una muy buena gestión”, aseguró el profesor Gasca. Son unos tiempos completamente distintos a los que había cuando las cajas de ahorros estaban muy politizadas.

Publicidad

A todos estos factores se suma la dosis de prudencia que ha seguido la banca española. En la junta de accionistas, la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, dijo que el banco no liberaría las provisiones que hizo para cubrir el Covid-19.

Es la misma política que han seguido el resto de entidades españolas, tal y como explicó finanzas.com. Ello supone un elemento diferencial con la banca europea, que sí ha comenzado a disponer de estas provisiones.

Los efectos sobre el IBEX 35 y los riesgos a vigilar

La seguridad de la banca española para afrontar los efectos de la guerra es un elemento que rearma al IBEX 35, que “tiene un porcentaje muy elevado del sector financiero y por eso estuvo más penalizado en su momento”, dijo el profesor Gasca.

“Como inversor, lo que haría es una distribución de carteras posicionándome más en bancos en estos momentos”, explicó este experto. No obstante, Gasca también reconoció que la euforia que había con los bancos españoles antes de la guerra se ha ido suavizando.

Publicidad

Al fin y al cabo, hay una guerra que ha disparado el efecto cautela y esto requiere planificar el momento de la entrada.

“El riesgo está el vencimiento de los créditos ICO y en la factura que pueda pasar la inflación. Puede ser que hubiese un repunte de los impagos que hiciese aumentar la morosidad”, dijo Gasca.

Es verdad que los bancos españoles “están protegidos, pero no es menos cierto que están descontando que la economía se va a resistir bastante y podría salir perjudicados por el incremento de la morosidad”, coincidió en el diagnóstico Josep Codina, director de análisis de la revista INVERSIÓN.

Tampoco hay que perder de vista que “el BCE ya no se dedique a comprar bonos españoles, ya que hasta ahora es el máximo tenedor”, añadió Codina. Hay que ver qué es lo que ocurre a partir de junio cuando vengan las subastas competitivas y todos los países intenten buscar financiación.

● Siga las noticias de finanzas.com desde su red social o app favorita: Twitter | Flipboard | Linkedin | Facebook | Telegram

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de