IAG: la banca internacional se mueve con pies de plomo tras la compra de Air Europa

Los grandes bancos de inversión anuncian ajustes muy cautelosos en la valoración de IAG, lo que refleja las dudas del mercado tras la compra de Air Europa

La banca de inversión sigue teniendo dudas con las perspectivas de International Consolidated Airlines Group (IAG) y la compra de Air Europa, una operación que incrementará el apalancamiento de la compañía, su gran problema de futuro.

Los resultados que presentó el grupo el pasado viernes superaron de largo la expectativas del mercado, pero las acciones de IAG recuperaron una mínima parte del castigo del 6,5 por ciento con el que el valor cerró el viernes pasado.

Publicidad

De hecho, hasta media docena de bancos internacionales han revisado sus valoraciones sobre IAG desde que las cifras fueron públicas, pero en todos los casos se trata de ajustes al alza muy suaves en el precio objetivo.

En concreto, Morgan Stanley colocó el precio en 1,55 euros frente a los 1,45 anteriores, Bernstein lo elevó hasta 2,16 euros respecto a su anterior valoración de 2,04 euros y Oddo BHF pasó de 1,5 euros hasta 1,7 euros.

Un poco más alegre fue la valoración de Peel Hunt, que colocó su precio en los 1,87 euros respecto a los 1,57 euros anteriores, en contraste con Barclays, la entidad más crítica con la operación de Air Europa, que dejó el precio en 1,87 euros respecto a los 1,81 previos.

Todavía más precavido fue otro banco británico, HSBC, que subió el precio objetivo desde 2,26 hasta los 2,27 euros. Y lo mismo hizo Citi, que pasó de 2,09 hasta los 2,1 euros.

Cautela con IAG

La reacción de la banca internacional fue bastante uniforme y mostró en buena medida la cautela de los expertos. A principios de mes, el precio objetivo de consenso estaba en los 1,96 euros y ahora está en 2,04 euros, apenas el 4 por ciento más.

“Todos están en la misma línea, saben que es un sector que se está recuperando con fuerza y que ha sabido incrementar el precio de los billetes, pero también tienen sus incertidumbres”, dijo a finanzas.com Joaquín Robles, analista en XTB.

Publicidad
Publicidad

Es más, añadió este experto, “IAG es una empresa muy endeudada y en el caso de que venga una recesión el consumo discrecional caerá”.

Al final, los analistas todavía no tienen visibilidad respecto al momento en el que IAG alcanzará los 1.715 millones de euros de beneficio neto que reportó antes del coronavirus.

“Los elevados precios de la energía, la deuda y los costes operativos generan dudas sobre la rapidez con la que los beneficios de IAG pueden volver a los niveles anteriores a la pandemia, a pesar de que la capacidad se aproxima a la de 2019”, recordaron los analistas de Bloomberg Intelligence.

Publicidad

La mochila que trae Air Europa

Más allá de las cifras operativas, el empeño de la compañía que dirige Luis Gallego en Air Europa no cayó bien en el mercado. “Fue lo que más lastró a IAG”, reflexionó Robles.

Lo cierto es que la operación “no tuvo buena acogida porque al final están comprando la deuda de Air Europa, con la que la operación no se queda en 400 millones, sino que se puede ir a los 2.800 millones, de ahí las fuertes caídas”, observó el experto de XTB.

La cuestión es importante, porque el alto apalancamiento de IAG es uno de sus mayores problemas, el factor que no permite descartar una futuro ampliación de capital, según explicaron en Barclays.

Además, este mayor endeudamiento se está produciendo con los tipos al alza. Según reconoció la propia IAG en la presentación de resultados, “la subida de tipos de interés también incrementa el coste de la deuda a interés variable, que, a 31 de diciembre de 2022, representaba el 25 por ciento de la deuda del grupo, así como de la nueva financiación”.

Igualmente, como recordaron desde un broker con sede en Madrid, los nervios fueron a más cuando el propio Gallego dijo en la presentación de resultados que la compañía no descarta operaciones futuras, tras ser preguntado por un posible interés en Tap Portugal Más compras son sinónimo de más endeudamiento.

Publicidad

El dividendo de IAG ni está ni se le espera

Algunas crónicas posteriores a los resultados acacharon la caída de IAG al hecho de que Gallego descartara la vuelta al dividendo. En realidad, la remuneración a los accionistas ni está ni se la espera.

“No se esperaba, vienen de perder 9.000 millones de euros en dos años y no se van a poner a repartir el primer año que tienen beneficios”, recordó Robles.

Desde el punto de vista técnico, la volatilidad que se ha visto en IAG “era esperada después de la subida vertical que ha tenido la acción desde octubre”, dijo a finanzas.com Diego Morín, analista en IG.

Por arriba, el objetivo alcista está en los 1,98 euros, apuntó este experto. En la misma línea, Robles cree que IAG volverá a atacar esta zona, aunque tendrá dificultades para superarla.

Por abajo, el soporte más relevante está en los 1,7 euros y más abajo en los 1,6 euros, destacaron las fuentes consultadas.

Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines ¡No te decepcionaremos! También puedes añadir las alertas de finanzas.com a tus redes y apps: Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

En portada

Noticias de