BBVA encaja otro golpe de la lira turca

El banco turco Garanti representa el 24,6 por ciento del flujo de caja de la entidad, por lo que los volantazos de la política monetaria en el país tienen efecto directo en las cuentas de todo el grupo

BBVA sufre en bolsa y pierde interés de cara a los inversores por culpa de la política monetaria en Turquía, donde el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, ha prometido bajar aún más los tipos de interés.

Tras conocerse la noticia, el valor se deja más de un tres por ciento de su capitalización en bolsa este lunes.

Asimismo, esta situación también ha provocado el recorte de la recomendación por parte de los analistas de Bankinter desde ‘comprar’ a ‘neutral’.

“Los fundamentales de BBVA son sólidos (RoTE Ordinario en niveles previos al Covid-19, exceso de capital y recompra de acciones) pero es inevitable que la cotización se resienta por la inestabilidad que vive Turquía”, escribe Rafael Alonso, analista de Bankinter.

BBVA, cada vez más expuesto a Turquía

Y es que los intereses de BBVA en Turquía cada vez son más elevados. Allí, BBVA controla el 49,85 por ciento del banco turco Garanti, aunque en octubre lanzó una OPA sobre el 50,15 por ciento del capital restante.

Con esta operación, BBVA ha incrementado su potencial de crecimiento pero también su perfil de riesgo en un momento delicado desde el punto de vista macroeconómico y geopolítico.

Publicidad

En concreto, Garanti representará el 24,6 por ciento del flujo de caja de BBVA tras la operación, respecto al 14 por ciento actual.

Y la situación en Turquía es peliaguda, con la lira a punto de cerrar su peor año en tres décadas debido a la política monetaria en el país.

Publicidad

La lira turca se desploma y daña a BBVA

Específicamente, la lira turca se cambia este lunes a 17 por un dólar, lo que significa colocarse en niveles de 1994.

Básicamente, el motivo de la depreciación adicional que está viviendo la moneda del país este lunes tiene que ver con unos comentarios realizados por su presidente, el islamista Recep Tayyip Erdogan.

Erdogan ha prometido bajar aún más los tipos, contradiciendo unas declaraciones efectuadas por el Banco Central turco la semana pasada, en las que señalaba su intención de realizar una pausa en el ciclo de recortes, tras realizar cuatro bajadas consecutivas.

Publicidad

Al mercado no le han gustado estas declaraciones de Erdogan, como explica Rafael Alonso: “Esta estrategia contradice la ortodoxia económica y las exigencias del mercado por diversos motivos. El primero es que los tipos de interés reales son demasiado negativos (la inflación subió hasta el 21,3 por ciento en noviembre con respecto al 19,9 por ciento anterior) en una economía dependiente del exterior (con déficit por cuenta corriente en torno al 3,7 por ciento del PIB)”.

Turquía, a contracorriente de los emergentes

En segundo lugar, “las intervenciones del Banco Central en el mercado de divisas no consiguen frenar la caída de la lira y, en tercero, la mayoría de mercados emergentes abogan por subir tipos como antídoto ante la inflación (Brasil, Rusia, México, Perú, Hungría…)”, añade este experto.

Por último, “la credibilidad del Banco Central se ha visto perjudicada tras bajar tipos la semana pasada (unos cien 100 puntos básicos hasta el 12,5 por ciento)”, de cara a los detalles sobre la dirección de la política en 2022 que la institución planea publicar en breve.

De este modo, aunque parecía que había llegado el momento de los bancos españoles gracias a la reapertura de las economías, la variante ómicron del Covid-19 y noticias como esta están frenando su recuperación.

Publicidad

El consenso es optimista con BBVA

Pese a las malas noticias que llegan desde Turquía, el consenso de analistas sigue valorando positivamente el banco de origen vasco.

De este modo, tras revalorizarse un 21,5 por ciento en el año, el 51,5 de los expertos sigue recomendando comprar el valor (17 analistas); mientras que el 42,4 por ciento prefiere mantener (14 analistas) y el 6,1 por ciento opta por un consejo de venta (2 analistas).

En cuanto al precio objetivo, este se sitúa en los 6,46 euros, frente a un precio actual de 4,84 euros, lo que le da un potencial del 33,5 por ciento tras la reciente recogida de beneficios.

En portada

Noticias de