Madrid no podrá multar durante la activación del Protocolo de Polución

El pasado 1 de febrero de 2016 entró en funcionamiento el nuevo «Protocolo de Actuación para episodios de alta contaminación de Madrid». Una normativa q ue endurece las restricciones al tráfico en episodios de alta polución, limitando el acceso de vehículos a la almendra decntral de Madrid, y estableciendo restricciones a la circulación de determinados vehículos según el nivel de polución existente.

Pero en la práctica, los automovilistas no podrán ser sancionados al aparcar sus vehículos debido a una falta de tipificación de la ley, según los expertos legales del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA).

Según esta organización , en la actual Ley de Tráfico y Seguridad Vial no están tipificadas las infracciones por estacionamiento ante alerta de polución, por lo que no existiría base legal para multar a los conductores.

Desde CEA recuerdan que las Ordenanzas Municipales no pueden establecer sanciones que no estén contempladas en una norma de rango superior como es la «Ley de Tráfico y Seguridad». Con este nuevo Protocolo, los automovilistas no podrían ser sancionados por el Ayuntamiento de Madrid al no existir un ordenamiento jurídico que regule esta materia.

A modo de ejemplo, en el caso de decretarse el escenario 1 ante periodos de alta contaminación, los conductores que decidan estacionar en las plazas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) no podrán ser multados por no existir esta infracción ni en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial ni en el Reglamento de Circulación.

La misma situación se repite en otras infracciones, tales como superar el límite de 70 km/h al circular en la M-30 en el que los conductores serán multados por una infracción de velocidad, pero no por incumplimiento de protocolo aprobado por el consistorio madrileño al no especificarse este punto en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial.

Cabe destacar que otra de las novedades que tiene el nuevo protocolo de contaminación, es la posibilidad de restringir por decreto la totalidad del tráfico en la M-30 y la almendra central en situaciones «muy excepcionales», hasta ahora inéditas, cuando se superen los 400 microgramos de N02 por metro cúbico y la meteorología sea desfavorable.

Transcurrido un año de su puesta en marcha, se evaluará el protocolo sobre la base de la experiencia adquirida y en colaboración con el resto de grupos municipales, expertos y colectivos ciudadanos, se llevarán a cabo las modificaciones que se consideren convenientes.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.