El avión oficial regresó a Castellón el sábado para recoger a Pedro Sánchez tras el concierto del FIB

El avión oficial que trasladó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Castellón el viernes de la semana pasada regresó el sábado para recoger de nuevo al jefe del Ejecutivo tras su visita oficial a la capital de La Plana y su asistencia al concierto de «The Killers» en el Festival Internacional de Benicàssim (FIB), según han informado a ABC fuentes de toda solvencia.

Desde el aeropuerto de Castellón se ha confirmado a través de una fuente que ese sábado se registró el aterrizaje y posterior despegue de un Falcon que el Ejército del Aire pone a disposición del presidente de Gobierno. Este periódico ha consultado este extremo a la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana, que ha remitido a la Dirección General de Información Nacional. ABC ha cursado la consulta y está a la espera de contestación oficial.

Con todo, el aeropuerto de Castellón ha confirmado las operaciones del avión oficial el sábado. Un día donde se registraron otros cuatro vuelos, todos ellos operados por Ryanair. Así, aterrizó un avión procedente de Londres-Stansted a las seis menos viente de la tarde y despegó otra nave de la misma compañía a las seis y diez en dirección a la capital londinense. Mientras, la aerolínea irlandesa operó otro vuelo procedente de Poznan, que aterrizó a las siete de la tarde y un avión que despegó hacia Polonia poco antes de las siete y media.

El empleo del avión oficial por parte de Pedro Sánchez para desplazarse a Castellón ha generado las críticas del Partido Popular, Ciudadanos y Compromís, que han solicitado información acerca del coste del desplazamiento.

Imagen de Sánchez y Puig junto al delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana tomada el viernes en Castellón
Imagen de Sánchez y Puig junto al delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana tomada el viernes en Castellón - EFE

Conforme informó este martes ABC, el Falcon que desplazó a Sánchez empleó en exclusiva la pista y la terminal del aeropuerto de Castellón, que ese día solo albergaba un vuelo regular, que aterrizó tres horas más tarde procedente de Sofía.

Aquel viernes, la agenda oficial del presidente del Gobierno incluía una recepción en el Ayuntamiento de Castellón y un encuentro «informal» con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en la capital de la Plana, a los que Sánchez dedicó apenas una hora. Posteriormente, el jefe del Ejecutivo acudió con su mujer y sus hijas -que no habían viajado a Castellón en el Falcon- al Festival Internacional de Benicàssim (FIB).

Imagen de Sánchez y su mujer a su llegada al FIB
Imagen de Sánchez y su mujer a su llegada al FIB - EFE

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, encuadró su presencia en el concierto de «The Killers» dentro de la agenda «cultural» de Sánchez, aunque en ningún momento La Moncloa la incluyó como un acto oficial.

Mientras, el sábado, fecha de su regreso tras el viaje al FIB, la agenda del presidente del Gobierno difundida a través de los canales oficiales no recogía ninguna actividad de Sánchez.

Este miércoles han continuado arreciando las críticas al presidente por el transporte escogido para viajar a Castellón. Así, el portavoz del PP en el Congreso, Antonio Hernando, ha solicitado a Pedro Sánchez que «deje de utilizar los medios públicos del Estado como si eso no costara nada a los españoles».

Mientras, el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha restado importancia este miércoles a la polémica surgida por el uso que el presidente del Gobierno hace de su avión oficial y ha sostenido que, aunque hay que ser «austeros» en la vida pública, «no es lo que afecta en primer lugar a la vida de los ciudadanos».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.