Subida de tipos de la Fed y su impacto en el sector financiero

janet-yellen--644x362

La Reserva Federal anunció ayer su segunda subida de tipos en el año, hasta 1,25 por ciento, reflejando la confianza del banco central de EE.UU. en la recuperación de su economía. Según el comunicado del banco central, la decisión se ha basado en el aumento de empleo, que desde comienzos de año ha sido, de media, moderado pero sólido, y en el descenso de la tasa de desempleo, describiendo el crecimiento de su economía durante el año, asimismo, como moderado.

Cuando se produce una subida de tipos, su efecto se hace notar en la forma que tanto empresas como hogares acceden a crédito. El coste de los créditos aumenta con efectos inmediatos, y no sólo el disponible a través de entidades financieras, sino también el de tarjetas de crédito, incluso en mayor medida, dado el corto plazo de este tipo de crédito. Es, por tanto, una medida que normalmente tiene como consecuencia la ralentización del consumo y de la compra de viviendas.

Es, sin embargo, una buena noticia para los depositantes e inversores en activos de mercado monetario estadounidense, que ofrecen ahora un rendimiento mayor, al igual que para los tenedores de deuda soberana de EE.UU. Aunque para los beneficios de la mayoría de compañías esta no es una buena noticia, por el coste superior que supone la financiación de cualquier proyecto expansivo, la excepción estaría en las empresas que desarrollan la mayor parte de su actividad en EE.UU., por la apreciación del dólar, y en el sector financiero, que obtendría mayores beneficios.

Posiblemente descontando las dos subidas de tipos ya realizadas, e incluso las futuras para este año, el índice de fondos de la categoría sectorial VDOS de Financiero, que invierten en el sector financiero, obtienen una rentabilidad en el año de 5,47 por ciento. Recordemos que en los dos últimos años, el mismo índice se revalorizaba un 7,05 y un 7,82 por ciento en todo el año. Podría pues ser un año más parecido en su evolución al 2014, que terminó con un 12,10 por ciento de revalorización.

Entre los fondos con mejor comportamiento de esta categoría, la clase clásica de capitalización de PARVEST EQUITY WORLD FINANCE obtiene un 3,09 por ciento de rentabilidad desde enero y un 33,41 por ciento en el último año, con una volatilidad de 17,89 por ciento. Referenciado al índice MSCI World Financials (NR), invierte al menos el 75 por ciento de su patrimonio en empresas del sector financiero y en sectores relacionados. Las mayores posiciones en la cartera del fondo incluyen JP MORGAN CHASE & CO (6,62%) BANK OF AMERICA CORP (5,77%) WELLS FARGO & COMPANY (4,79%) AIA GRP USD1 (3,48%) y MITSUBISHI UFJ FIN. GP (3%).

También con calificación cuatro estrellas de VDOS, NN (L) BANKING & INSURANCE se revaloriza en el año un 3,04 por ciento y un 29,86 por ciento en el último año, con una controlada volatilidad en este último periodo de 13,56 por ciento. Su referencia es el MSCI World Financials (Net), inviertiendo un mínimo de dos tercios de sus activos netos en una cartera diversificada de empresas del sector financiero. Entre las mayores posiciones en su cartera encontramos nombres como Bank of America Corporation (5,61%) Citigroup Inc (4,44%) ING Groep NV (3,18%) Australia and New Zealand Banking Group Limited (3,10%) y U.S. Bancorp (3,05%).

Con calificación cinco estrellas de VDOS, la clase A de distribución en euros de FIDELITY FUNDS-GLOBAL FINANCIAL SERVICES FUND  se revaloriza en el año un 3,03 por ciento y un 23,97 por ciento a un año, siendo su volatilidad en este periodo de 11,94 por ciento, un controlado dato que lo sitúa entre los mejores de su categoría por este concepto, en el quintil cinco. Para su gestión toma como referencia el índice MSCI AC World Financials, proponiéndose como objetivo proporcionar a los inversores incrementos de capital a largo plazo, principalmente mediante la inversión en empresas cotizadas de todo el mundo que prestan servicios financieros a consumidores y empresas. La cartera de este fondo incluye entre sus mayores posiciones JP Morgan Chase & Co (4,60%) Citigroup Inc (3,90%) Wells Fargo & Co (2,10%) AIA Group Ltd (2%) y la empresa del conocido inversor value Warren Buffet Berkshire Hathaway Inc (2%).

Puesto que tanto el Banco Central Europeo como el Banco de Japón mantienen sus tipos ultra bajos para estimular sus economías, los inversores pueden optar por canalizar su capital hacia activos denominados en dólares. Este aumento de inversión tendría como consecuencia la apreciación del dólar, que encarecería las exportaciones de EE.UU. La subida de tipos de la Fed podría atraer inversión de mercados emergentes donde los rendimientos que pueden obtenerse son más altos, pero con un riesgo mayor. Si el flujo inversor de emergentes aumenta, el valor de sus divisas se depreciaría respecto al dólar, lo que, a su vez, haría que los negocios de esos países tuvieran más dificultades a la hora de cumplir con sus créditos en dólares.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.