Inversión: Continuidad en una época de cambio

Muzinich & Co hace un repaso a las oportunidades de inversión para este 2022

En Muzinich & Co, llevamos más de 30 años dedicándonos a los mercados de crédito, cubriendo todo el abanico de renta fija corporativa, desde deuda grado de inversión, high yield, mercados emergentes, retorno absoluto, hasta préstamos sindicados y financiación directa de compañías. El pasado 2 de diciembre expusimos nuestra estrategia y nuestra visión de mercado durante nuestra conferencia anual de crédito corporativo.

Unos objetivos inalterados

Nuestra filosofía de inversión tiene como objetivo generar rendimientos atractivos ajustados por riesgo de manera consistente, siendo el análisis fundamental de las compañías el factor dominante en la toma de decisiones.

El propósito de Muzinich & Co no es otro que proporcionar una rentabilidad lo más estable posible, así como trabajar con los inversores según sus necesidades

Ser una gestora privada e independiente nos proporciona una gran ventaja, podemos pensar en el largo plazo e invertir en función de este. Creemos que la financiación de pequeñas y medianas empresas es importante en las comunidades locales, y para el mundo en general, ya que pensamos que es ahí donde surge el espíritu empresarial, la innovación y el crecimiento. Por eso una de nuestras metas es financiar el crecimiento de forma responsable.

Visión de mercado

Muzinich & Co. espera que el crecimiento económico en 2022 se mantenga por encima del potencial en los países desarrollados y que se ralentice en los países en desarrollo en comparación con 2021. Las empresas reestructuraron sus balances durante la recesión relacionada con la pandemia. Esto les proporcionó una sólida calificación crediticia y ciclo de beneficios, así como rentabilidad cuando las economías se reabrieron y la actividad económica se recuperó.

Los balances de los bancos están saneados gracias a las provisiones hechas al principio de la crisis y el número de impagos en sus carteras de préstamos es bajo. En la mayoría de los países, los bancos se han beneficiado del hecho de que se adoptaron medidas monetarias y regulatorias extraordinarias para mantener la capacidad de préstamo durante la pandemia. Haría falta un error dramático de previsión (posiblemente relacionado con la Covid-19) o graves errores en la aplicación de las políticas económicas para cambiar estos resultados para 2022.

Publicidad
Publicidad

Al evaluar el futuro equilibrio de la oferta y la demanda, partimos de la base de que la demanda se mantendrá firme durante un largo periodo de tiempo. Las expectativas de las empresas son optimistas y las carteras de pedidos están llenas. Al mismo tiempo, la demanda de mano de obra no se corresponde con una oferta suficiente, lo que provoca un aumento de los salarios y de la renta disponible.

Sin embargo, también hay que vigilar algunos riesgos potenciales. Si bien no se espera el fin de la política fiscal expansiva por el momento, sí se espera la continuación de la interrupción de las cadenas de suministro.

El aumento de las tensiones geopolíticas refuerza la necesidad de reequilibrar las cadenas de suministro, lo que podría reducir aún más la capacidad de producción. Tras un gasto de inversión empresarial insuficiente durante la última década, esto está cambiando, según los últimos datos.

Sin embargo, esto no ayudaría a resolver los problemas inmediatos de suministro. Creemos que el actual desequilibrio entre la oferta y la demanda supone un riesgo mayor que un posible descenso de la actividad económica debido a los cierres. El choque de la inflación mundial podría durar más de lo previsto inicialmente, pero es probable que se gestione de forma diferente según las regiones.

Los diferenciales de crédito están en general en niveles históricamente ajustados, con la excepción de los bonos corporativos asiáticos. La mayor volatilidad y el fin de las inyecciones de liquidez de los bancos centrales podrían aumentar el rango de los diferenciales de crédito para 2022 en comparación con 2021. Sin embargo, seguimos favoreciendo el segmento high yield sobre el grado de inversión.

Publicidad

En cuanto a segmento high yield, los mayores costes de cobertura y el análisis de valor relativo favorecen actualmente a los bonos europeos en lugar de los estadounidenses. En cuanto a los bonos con grado de inversión, el mercado estadounidense podría beneficiarse de una estabilización de la curva a plazo en el mercado monetario en dólares tras la importante revalorización de noviembre.

En cuanto a la gestión de la duración, es posible que Muzinich tenga que ser más táctico y activo en 2022. La incertidumbre en torno a la Covid-19, la inflación y la capacidad de respuesta de los bancos centrales son factores que podrían provocar una gran volatilidad. En general, las probabilidades están a favor de una subida de los tipos de interés reales, lo que favorece el riesgo de crédito frente al riesgo de duración.

A medio plazo, seguimos confiando en una estrategia de corta duración, pero somos conscientes de algunas oportunidades en activos de alta calidad y larga duración para aprovechar los flujos de entrada de los inversores de largo plazo, combinando con el crédito high yield de corta duración.

● Consulte la guía Gestoras de fondos de inversión de la revista Inversión para conocer el quién es quién del sector en España.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de