Créditos rápidos y tarjetas acechan antes de la cuesta de septiembre

El verano pone en peligro las finanzas personales a través de créditos rápidos y el uso abusivo de tarjetas

Llega agosto. Tras un año y medio de pandemia, la posibilidad de desplazarnos, con limitaciones, y de saborear la libertad sin que haya toque de queda en algunas comunidades españolas puede hacer que se cometan más excesos de los deseados.

Los créditos rápidos, las tarjetas de crédito y las revolving son los mayores responsables de financiar con costes elevados desde las vacaciones de verano hasta la vuelta al cole.

Publicidad

El uso alegre de estos instrumentos puede poner en peligro la sostenibilidad de las finanzas personales, especialmente de cara a la temible cuesta de septiembre.

Por lo tanto, es fundamental, según los expertos en salud financiera consultados por finanzas.com, establecer un plan de acción que incluya un uso estricto de las tarjetas y evitar, al máximo, pedir créditos para pagar las vacaciones.

Evitar endeudarse para ir de vacaciones con créditos rápidos 

Resulta fundamental trazar un plan de ahorro con varios meses de antelación, para evitar que los gastos derivados de las vacaciones no descuadren nuestras cuentas particulares.

Y es que las vacaciones pueden resultar un desembolso muy importante. En muchos de los casos, se puede estar tentado por por los créditos rápidos. Conllevan costes elevados, señalan desde EFPA.

Publicidad
Publicidad

Por poner un ejemplo, estos créditos personales tienen un coste de entre el 8,20 por ciento y el 9,73 por ciento, demasiado elevados si tenemos en cuenta que el precio oficial del dinero lleva anclado desde 2016 en el cero por ciento y que las mejores hipotecas a tipo fijo tienen intereses del 0,85 por ciento.

Mientras que los rápidos elevan los tipos hasta el 21 por ciento, generando un gran riesgo de impago.

“Los préstamos rápidos son emitidos por empresas de crédito no tradicionales. Su característica principal es que son concedidos rápidamente, con un plazo de amortización corto, intereses muy elevados y, en muchas ocasiones, sin comprobar si el cliente está en un fichero de morosos. Esto solo causa una espiral de endeudamiento del que el cliente nunca puede salir”, explica Mario Mazaira, CEO de iMorosity.

Cuidado con las tarjetas de crédito, y evitar usarlas para pagar a plazos 

El uso de las tarjetas también puede poner en jaque nuestras finanzas en verano.

Por lo que, ante todo, debería evitar en la medida de lo posible, el uso excesivo de tarjetas de crédito especialmente si tienen la opción de aplazar diferentes pagos.

Publicidad

Si la cantidad de cargos es muy elevada, podrá conllevar el pago de altas comisiones, en concepto de intereses, que elevarán de forma muy abrupta nuestros gastos.

En caso de que se contrate alguna, se deben revisar bien las condiciones. 

En el caso de las tarjetas revolving puede darse la circunstancia de estar pagando intereses sin que la deuda disminuya.

Al hablar de tarjetas revolving, es inevitable mencionar a WiZink, una de las entidades que más líneas de crédito de este tipo comercializa.

Publicidad

Este banco online hizo historia en marzo de 2020, debido a la sentencia del Tribunal Supremo por una tarjeta revolving usuraria con una TAE del 27,24 por ciento.

Cuidado con el cambio de divisa 

Si planificamos un viaje al extranjero, hay que contactar con nuestra entidad para revisar las condiciones de las tarjetas de crédito y débito y los acuerdos con entidades locales.

Y si en el destino utilizan una divisa diferente al euro, es conveniente viajar con la divisa local en el bolsillo y evitar lo posible transacciones con bancos u oficinas de cambio del país o en el propio aeropuerto.

De todas formas, “hay que informarse antes de los tipos de cambio frente al euro y las variaciones”, recomiendan desde EFPA.

En portada
Publicidad
Noticias de