Abrir la cuenta corriente adecuada

¿Cuenta corriente? ¿Depósitos? ¿Banca online? ¿Neobancos? Conozca la diferencia entre ellos y elija lo que más le convenga

● Nota del editor: no ganamos ninguna comisión si contrata o solicita información sobre algún producto enlazado en este artículo: añadimos los enlaces para facilitarle su consulta

Al igual que ocurrió con el estallido de la crisis financiera, la pandemia trajo un récord en el nivel de ahorro de las familias. Así, el 41,4 por ciento de los españoles ahorra a final de mes, pero ese excedente sólo cubriría tres meses de gastos sin contar otros ingresos.

Publicidad

Adquiere, por lo tanto, una mayor importancia una buena gestión de las finanzas. Y el primer paso consiste en elegir una cuenta corriente o de ahorro adecuada.

En esta cuenta se deben depositar los ingresos periódicos (como el salario) que reciba así como otros ingresos esporádicos. Además, en ella se pueden domiciliar los cobros así como disponer de medios de pago para realizar compras y retirar dinero de los cajeros.

Pero con la banca aplicando comisiones incluso a sus clientes vinculados, no vale cualquier cuenta.

Elegir una cuenta adecuada

Se deben responder a estas preguntas básicas: ¿Qué uso voy a dar a la cuenta? Y, por tanto, ¿qué servicios tiene que ofrecer?

Publicidad

La utilización de la cuenta depende de cada cliente bancario. Puede ser que requiera una cuenta para todo: domiciliar tarjetas, recibos y nómina más contratar productos de financiación e inversión.

Publicidad

En otros casos, sólo buscará una operativa básica, como depositar el dinero y tarjetas.

Además, el cliente bancario debe considerar otros aspectos como si se permite realizar transferencias a otras entidades de manera gratuita, si éstas están limitadas en número o si puede retirar efectivo de los cajeros totalmente gratis.

Cuidado con las comisiones

La banca adoptó desde hace unos años por una política de incremento de comisiones como consecuencia de los tipos al cero por ciento del Banco Central Europeo (BCE), que golpean sus márgenes de intereses.

Publicidad

Estas comisiones se aplican en cuentas a la vista a aquellos clientes que no tengan una vinculación suficiente con la entidad (llegando hasta los 240 euros anuales en el caso de Caixabank).

En algunos casos, sí que se pueden cumplir con las condiciones, como la domiciliación de nómina, recibos, consumo de tarjetas e, incluso, disponer de productos de inversión y financiación con esa entidad.

Así, Banco Santander no cobra comisiones a quienes tengan domiciliada la nómina, la tarjeta y recibos. En caso de no cumplirlo, se la comisión llegaría a los 10 euros mensuales.

El importe de la nómina también puede ser determinante para cobrar o no estos cargos.

Publicidad

Diferencias entre la banca tradicional, online y neobancos

La banca online y los neobancos tienen como principal ventaja que permiten una operativa totalmente digital.

Además, al tener menos oficinas sus costes son menores, por lo que no cobran comisiones.

Así, dentro de la banca digital destacan ING y Openbank. En ambos casos disponen para los clientes que no tengan opción de domiciliar una nómina una cuenta con tarjeta de débito totalmente gratuita y una operativa básica que incluye cheques y transferencias.

Si, además, se dispone de una nómina puede dar acceso a una rentabilidad limitada tanto en el tiempo como en la cantidad, como es el caso de la Cuenta Bienvenida Nómina de Openbank, que remunera con el 5 por ciento los seis primeros meses.

Por su parte, los neobancos, como Bnext o N26, no cobran comisiones, pero tampoco pueden ofrecer servicios como depósitos o productos de financiación.

En cuanto a las cuentas tradicionales, la reducción de las oficinas por la reestructuración bancaria hace que muchos servicios de cajas sólo estén disponibles para determinadas franjas horarias o aplican comisiones como la retirada de dinero en ventanilla.

A cambio, el cliente puede tener un trato más personalizado como los miembros de la oficina que pueden ser útil en momentos determinado como al solicitar préstamos o abrir un fondo o plan de pensiones.

En portada

Noticias de