La banca dispara las comisiones de los clientes menos vinculados

BBVA es el último banco en modificar su política. Los clientes tendrán que pagar hasta 160 euros al año

Los clientes menos vinculados no son rentables para las entidades financieras. Para compensarlo, la banca apuesta por dispara las comisiones para este tipo de clientes.

Esto obedece a un doble objetivo. Por un lado, con estas comisiones la banca compensa sus maltrechos márgenes como consecuencia del la política de tipos al 0% que mantiene el Banco Central Europeo (BCE) desde marzo de 2016.

Publicidad

Y, por otro lado, empuja a los clientes que tienen cierta vinculación, pero no la suficiente para sortear estos pagos, a firmar una relación más estrecha con la entidad, bien contratando productos adicionales de inversión o de crédito o bien domiciliando la nómina.

Y es que las comisiones que pueden llegar a cobrar las entidades financieras pueden hacer un roto en el bolsillo del cliente bancario, ya de que de media superan los 120 euros anuales. Pero BBVA las dispara hasta los 160 euros, mientras que en Santander alcanzan los 240 euros al año.

Antonio Gallardo, experto financiero de iAhorro, explica que "Banco Santander, Banco Sabadell, Bankinter y Abanca destacan por tener tarifas muy altas en servicios como el mantenimiento y transferencias".

Publicidad
Publicidad

En algunos de los casos ya los aplican a algunos servicios no incluidos en vinculación como son las comisiones por transferencias inmediatas.

BBVA, el último en aumentar las comisiones 

BBVA, hasta la fecha, ofrecía a sus clientes el programa “Adiós comisiones”, a través del cual el cliente de la entidad que domiciliara la nómina no tendría que pagar comisiones. 

Bastaba con unos ingresos domiciliados más cinco recibos domiciliados o el uso de tarjetas. Esto permitía acceder, adicionalmente, a los 6.000 cajeros de la entidad sin coste alguno.

Las comisiones que pague el cliente pueden superar los 200 euros

Pero a partir de ahora, la cuenta pasará a denominarse “Cuenta Elección”, por la que el banco podrá aplicar un cargo de 15 euros al trimestre si sólo tienen domiciliada la nómina. 

En caso de no tenerla domiciliada ni ninguna vinculación más, los costes de mantenimiento y administración de la cuenta se dispara hasta los 40 euros al trimestre y 160 euros al año.

Publicidad

Para evitarlas, el cliente debería no sólo domiciliar la nómina, sino también incluir recibos, movimientos con tarjeta y, además, la contratación un producto de inversión, que superen los 5.000 euros, o financiación.

Santander fue el pionero

Banco Santander fue el primero en anticipar los cambios que venían para el sector bancario. Como consecuencia de los tipos al 0%, pero también con el deterioro del negocio provocado por la pandemia, la entidad que preside Ana Botín se vio obligada a reconducir su política de comisiones.

Así, desapareció la Cuenta 1 2 3, que también revolucionó el panorama bancario por la alta rentabilidad que ofrecía a cambio de una mayor vinculación. 

La sustituyó la Cuenta One. En ella, el cliente para no pagar comisiones debe domiciliar la nómina, más tres recibos y, adicionalmente, debe contratar un producto de financiación, de inversión (mínimo de 5.000 euros) o bien de protección.

Publicidad

Si sólo se cumple la domiciliación de la nómina la comisión se sitúa en los 10 euros al mes, 120 al año, y si no se cumplen ninguno, 240 anuales (20 euros al mes).

Los casos de Bankia e ING

Mención aparte merecen los casos de Bankia e ING. La primera, debido a su fusión con CaixaBank elimina de su portfolio la Cuenta ON, una cuenta totalmente digital que no tenía comisiones. 

Por su parte, el banco holandés también comunicó un cambio en sus condiciones al comenzar a cobrar a sus clientes una comisión de 10 euros siempre y cuando tuvieran en el banco más de 30.000 euros ahorrados y ninguna vinculación adicional.

Los bancos que no cobran comisiones

Si no queremos vincularlos con el banco o no tengamos más que la nómina y los movimientos de tarjeta existen otras opciones por las que no se pagan comisiones.

Gallardo señala que "es un gran problema, más cuando estamos en unas circunstancias económicas muy endebles con pérdidas de empleo o reducción de ingresos".

Publicidad

Cada vez se abre más la brecha entre aquellos clientes “buenos” para la entidad con vinculación y cierta gratuidad de servicios y los que no cumplen el requisito, por lo que estas comisiones implica expulsar al cliente "malo".

Una de ellas es optar, gracias a la digitalización del sector bancario, por banca ‘online’ o neobancos. Dentro de la banca ‘online’ la filial de Santander mantiene, todavía, la posibilidad de una cuenta con operativa básica gratuita y sin tener que domiciliar la nómina. 

Dentro de los neobancos destaca la cuenta Estándar de N26, que ofrece todos sus servicios de banca online sin comisiones de mantenimiento o de apertura, no pide ningún requisito de ingresos, pero tiene el inconveniente de que sólo permite sacar dinero de cajeros de forma gratuita tres veces al mes. 

También la Cuenta Estándar Revolut, que añade la retirada de hasta 200 euros en efectivo, tarjeta de débito y una transferencia internacional gratis al mes.  Y, finalmente, la cuenta Estándar Bnext. El único requisitos es ser mayor de edad. Todos sus servicios son gratis y además incluye una tarjeta de prepago sin coste alguno.

En portada

Noticias de