Depósitos y cuentas remuneradas para calmar los nervios

Depósitos y cuentas pueden actuar como refugio, con rentabilidades garantizadas, en un momento de incertidumbre en los mercados

Depósitos y cuentas cobran sentido en estos momentos en los que la volatilidad está instalada en los mercados como consecuencia de la entrada de tropas rusas en Ucrania. Si bien, siguen ofreciendo rentabilidades por debajo de la inflación, pueden actuar como refugio para los ahorradores más conservadores.

Estos productos, como decíamos, no logran batir la inflación que cerró en enero en el 6,5 por ciento en España y en el 5,1 por ciento en la eurozona, pero sí que superan la rentabilidad media de los depósitos, que, según datos del Banco de España, se encuentran en el 0,2 por ciento.

Además, permiten, en el caso de las cuentas remuneradas, tener el dinero disponible por si surgiera una oportunidad de inversión y, al mismo tiempo, no está sometido a los altibajos de los mercados.

Cuentas remuneradas: hasta un 5 por ciento de rentabilidad

Las cuentas remuneradas que exigen la domiciliación de una nómina pueden ser una buena alternativa a estos momentos de incertidumbre, ya que el inversor más ahorrador se garantiza una rentabilidad extratipada independientemente de lo que hagan los mercados.

Entre las opciones más clásicas sigue destacando la Cuenta Nómina o No-Nómina de Bankinter, que remunera con un 5 por ciento el primer año los primeros 5.000 euros. Para el segundo año, la remuneración baja hasta el 2 por ciento. A cambio, en el requisito de nómina, es necesario domiciliar un pago mensual mínimo de 800 euros.

Publicidad

Openbank es otra de las entidades que tiene en su portfolio esta oferta. En el caso del banco cien por cien digital de Banco Santander se circunscribe a los primeros 6 meses y se trata de la Cuenta Bienvenida Nómina.

Publicidad

A partir del resto de meses, la remuneración baja hasta el 0,05 por ciento, lo que supone un TAE total del 2,58 por ciento. También está limitada la oferta a los primeros 5.000 euros de remuneración y es necesario domiciliar una nómina de al menos 900 euros.

El tercer banco que tiene en su oferta una cuenta remunerada es Banco Sabadell (Cuenta Expansión Plus). En este caso la retribución es algo menos, un 3 por ciento, para saldos diarios que no superen los 10.000 euros. Es necesario domiciliar una nómina de al menos 3.000 euros. Como ventaja añade una tarjeta de crédito que descuenta un 2 por ciento en el pago de gasolineras.

Depósitos a más largo plazo

Los depósitos también son otra alternativa para obtener rentabilidad por encima de la media y asegurada. En este sentido, las mejores ofertas provienen de la banca extranjera, aunque todos ellos están asegurados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) que protege con hasta 100.000 euros por titular y cuenta.

Los mejores son tres, pero todos ellos tienen como elemento común plazos largos, a más de 12 meses.

Para un periodo de 120 meses, Banca Sistema comercializa, a través de Rasin, un depósito con una remuneración anual del 1,20 por ciento y disponible a partir de 5.000 euros. Como puntos en contra destacaríamos el plazo (10 años) y que no admite cancelación anticipada, por lo que es posible que el ahorrador no pudiera aprovechar mejores ofertas si el Banco Central Europeo (BCE) decide finalmente subir tipos.

Publicidad

Para plazos más cortos, (3 años) hay dos opciones. Uno sería el de J&T Banka, que ofrece una remuneración del 1,25 por ciento para importes a partir de 10.000 euros. Algo inferior se sitúa la oferta de Banca Progetto. La entidad ofrece un 1,10 por ciento, también a tres años, y para importes de 10.000 euros.

Un billón en depósitos

Familias y empresas cerraron 2021 con 958.900 millones en depósitos y cuentas. La pandemia había empujado el ahorro hasta niveles récord.

Los analistas esperaban que dinero participara activamente en la recuperación económica cuando se produjera la apertura total de la economía. Pero lo cierto es que la nueva variante del covid-19 (ómicron) y las tasas elevadas de inflación no han hecho más que acrecentarlo.

Desde febrero de 2020 los depósitos de las familias han aumentado en casi un 13 por ciento , mientras que los de las empresas han hecho lo propio en más de un 20 por ciento.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de