La inflación y cómo evitar una mengua de nuestros ahorros

La inflación, la subida continua y generalizada de los precios, sigue en el punto de mira de los ahorradores

La inflación es un factor que afecta de forma negativa a su capacidad adquisitiva, reduciendo su poder de compra y dificultando la planificación financiera a futuro.

Aunque la inflación ha empezado 2022 en un nivel del 6 por ciento, ligeramente inferior al cierre del último ejercicio (6,7 por ciento), y es previsible que estas tasas se normalicen en los próximos meses, no debemos perder de vista el impacto que la inflación tiene en las carteras y, por ende, tomar decisiones para evitar que este fenómeno, sea estructural o coyuntural, nos penalice.

Una de las cuestiones que pone en jaque a los españoles, al hacer frente a las subidas de los precios, es su preferencia por las estrategias de ahorro conservadoras, enfocadas hacia cuentas corrientes y depósitos.

Actualmente y, según datos de Inverco, a cierre del tercer trimestre de 2021, más del 41 por ciento del ahorro de los españoles estaba en estos productos que no ofrecen rentabilidad, a lo que se suma la renta fija corporativa y deuda pública, que limitan el margen de retorno. Es como el colesterol: está ahí y no nos damos cuenta, pero acaba haciéndonos daño.

Un mayor dinamismo al invertir, por ejemplo a través de la incorporación de la renta variable, puede ayudar a maximizar ese ahorro y a obtener una rentabilidad adecuada en periodos inflacionistas.

La necesidad de asumir mayores riesgos viene dada por el propio mercado: el entorno de tipos bajos de interés en el que vivimos implica que obtener rentabilidad suponga abandonar las inversiones conservadoras que, con la subida de los precios, se convierten en algo arriesgado, en tanto que abocan al ahorrador a una pérdida segura de poder adquisitivo.

Publicidad
Publicidad

Descorrelación de carteras

Junto a una mayor asunción de riesgos, los ahorradores deberían tener en cuenta la importancia de la descorrelación de las carteras, dado que poseer activos que se comporten de forma diferente ante las diferentes coyunturas del mercado ayuda a mitigar las pérdidas y a preparar las estrategias ante cualquier contingencia.

Una opción la constituyen las carteras perfiladas o multiactivo, que limitan la volatilidad y ofrecen un binomio rentabilidad/riesgo bastante atractivo.

Preparar las carteras para hacer frente a la inflación pasa por tener en cuenta dos máximas: la elección de productos óptimos que permitan canalizar los ingresos en base a nuestro perfil de riesgo y la consideración de un horizonte temporal amplio.

El largoplacismo permite aumentar el capital acumulado, preparar el ahorro para la jubilación, contar con un remanente para imprevistos y obtener una mayor rentabilidad, gracias a la capitalización a través del interés compuesto.

Tener contratados vehículos que generen un valor añadido, como planes de pensiones y fondos de inversión es una cuestión básica en la gestión del ahorro.

Publicidad

Los inversores españoles avanzan en madurez

En los últimos meses hemos comprobado que los ahorradores españoles son cada vez más maduros, lo que resulta clave para capear con éxito este contexto inflacionista. Basta con echar un vistazo al último Barómetro del Ahorro del Observatorio Inverco en el que la planificación y el mayor conocimiento financiero son tónicas dominantes en el terreno del ahorro.

Así, más de la mitad de los ahorradores cuenta con un plan de pensiones y 4 de cada 10 han contratado un fondo, lo que suponen cifras récord y confirman la preferencia del ahorrador español hacia estos productos.

Este estudio también refleja dos cuestiones esenciales. Por una parte, la caída paulatina de los inversores que se consideran a sí mismos conservadores, una tendencia que se registra desde 2013 y que en 2021 ha bajado del 50 por ciento. Por otra parte, el creciente número de ahorradores que piensa a largo plazo, un 49 por ciento, frente al 35 por ciento de 2019.

Esperamos que esta madurez, unida a la consideración y revisión de estrategias financieras óptimas para capear este contexto de mercado, ayude a los ahorradores a mantener su capacidad adquisitiva y a seguir rentabilizando sus finanzas.

Publicidad

Artículo escrito por Gonzalo Meseguer Muñoz (Observatorio Inverco)

En portada
Publicidad
Noticias de