CCOO califica 2016 de "año negro" en Aragón en siniestrabilidad laboral

El secretario de salud laboral y medio ambiente de CCOO Aragón, Benito Carrera, ha calificado el informe de siniestralidad laboral[…]

El secretario de salud laboral y medio ambiente de CCOO Aragón, Benito Carrera, ha calificado el informe de siniestralidad laboral en Aragón de 2016 como una "radiografía muy nefasta" de "un año muy negro", en el que han detectado que muchos trabajadores no cogen la baja por miedo a las consecuencias.

En la presentación de estos datos de 2016, también ha demandado que todos los accidentes, tanto mortales como graves, que se produzcan en el ámbito laboral se investiguen además de conseguir "frenar" el crecimiento que están experimentando las mutuas laborales.

Carrera ha explicado que el pasado año en Aragón se produjo un incremento en todos los sectores de la siniestrabilidad laboral con baja del 11,03 por ciento, entre los que destaca el 55,17 % de aumento en Teruel, el 10,49 % en Huesca y el 6,38 % en Zaragoza, algo que considera que es "negativo".

En Aragón se produjeron en 2016 en total 15.640 accidentes en jornada de trabajo, lo que supone 42,85 accidentes por día, y en cuanto a los accidentes mortales se han producido 23.

Sobre los accidentes mortales, de los que solo se contabilizan cuando fallece el trabajador durante las primeras 24 horas, ha apuntado que se ha producido una disminución del 13,79 %, aunque el año anterior, con 28 fallecidos, se contabilizaron varios accidentes graves como, por ejemplo, fue el de la explosión de la pirotecnia.

Ha insistido en que el escenario laboral no es el mismo que cuando se promulgó la Ley que ya ha cumplido veinte años por las tasas de desempleo actuales, el incremento de la contratación parcial, las externalizaciones y subcontrataciones junto a la inestabilidad laboral que están "pervirtiendo" los avances que se ha habían conseguido con la acción preventiva y con la legalidad laboral.

Especialmente preocupante, ha señalado, es el incremento de siniestrabilidad que se ha producido en el sector servicios que es el "más alto", mientras que se ha reducido los sectores primario, industrial y de la construcción.

Otro aspecto que está incidiendo en los riesgos actuales es la aparición de nuevas sustancias con efectos aún desconocidos para la salud, por lo que ha pedido una mayor atención.

Publicidad
Publicidad

Sobre las bajas, Carrera ha subrayado tanto que los trabajadores en muchos casos no se atreven a coger la baja como el hecho de que son "más largas" porque los accidentes que se producen son "más severos".

Desde el sindicato consideran que con los años de desarrollo que ya tiene la Ley ahora "no tiene sentido" hablar de desconocimiento de la norma porque ahora se limitan a "su incumplimiento formal" por lo que la responsabilidad corresponde a los empresarios.

En este sentido ha apelado a que son los inspectores de trabajo del ISSLA los que deben trabajar en garantizar que se produzca el cumplimiento de la norma, así como de denunciar las infracciones y deficiencias que se detecten.

Publicidad

También ha denunciado que en 2015, al pasar la gestión de estas contingencias pasó a las mutuas, la actividad preventiva ha quedado "en su totalidad mercantilizada" y consideran que es "uno de los mayores pasos de la privatización de la sanidad pública".

En cuanto a la siniestralidad histórica ha incidido en que en la última década se ha producido una media de 50 siniestros por día que se relacionan de forma directamente proporcional con el número de afiliados a la Seguridad Social, por lo que considera que es "para repensar que en el nombre del trabajo no vale todo".

Carrera ha señalado el prácticamente nulo reconocimiento que tienen las enfermedades profesionales y ha calificado de "la mayor hipocresía por parte e la Administración" el que no exista homogeneidad ni uniformidad entre las comunidades autónomas, así como la presión que realizan las mutuas para no declarar las enfermedades profesionales.

En este sentido, ha señalado lo sorprendente que es que solo se reconozca desde 2001 un fallecido por enfermedad profesional, con casos todavía abiertos como el del amianto que está judicializado, por lo que es "una hipocresía y mentira".

Publicidad

Al respecto de la siniestralidad que se registra en las empresas, en la comunidad aragonesa está el Programa Aragón en el que se recogen entidades que presentan una alta tasa de accidentalidad que en 2016 son en total 734 que representan únicamente el 1,15 % de las empresas aragonesas, y especialmente las 302 que han repetido incidencias en más de tres ocasiones, con un total de 4.631 accidentes con baja.

"Sabemos donde está la enfermedad y pedimos que se actúe. No cabe la persuasión, solo cabe la petición de responsabilidad", ha afirmado, a la vez que se ha lamentado de que no se den a conocer los nombres de las empresas con una mayor siniestralidad.

El coste de las contingencias profesionales en Aragón estiman que es de 574.488.803 euros, una cantidad con la que consideran que "se pueden hacer muchas cosas en acciones de prevención".

Sobre este coste ha apuntado que una parte importante lo asume el Sistema Público de Salud derivado de la falta de reconocimiento de las contingencias profesionales por parte de las mutuas.

.

Publicidad
En portada

Noticias de