Suecia alquilará puerto para gasoducto ruso tras la polémica por la seguridad

Las autoridades de Karlshamn, ciudad báltica sueca, aprobaron hoy firmar un acuerdo para permitir que se almacenen en su puerto[…]

Las autoridades de Karlshamn, ciudad báltica sueca, aprobaron hoy firmar un acuerdo para permitir que se almacenen en su puerto los tubos para el nuevo gasoducto que unirá Rusia y Alemania por mar y que ha sido cuestionado por sus posibles riesgos para la defensa del país nórdico.

El Gobierno rojiverde sueco había dado ayer luz verde al proyecto, semanas después de haber asegurado que los servicios de inteligencia lo consideraban una amenaza para la seguridad.

El ministro de Defensa, el socialdemócrata Peter Hultqvist, aseguró después de mantener una reunión con las autoridades locales que la introducción de varias medidas, que no quiso especificar, serían suficiente para que la situación fuese "manejable" y no comprometiese la defensa sueca.

Hultqvist apeló también a la independencia de los gobiernos locales en este tipo de decisiones para justificar que el Gobierno no impusiese su criterio por la fuerza, una explicación que no ha convencido a la oposición de centroderecha, que resalta que el ayuntamiento de Karlshamn está controlado por los socialdemócratas.

"La política de seguridad sueca ha sido decidida en este caso por el ayuntamiento de Karlshamn y no por el Gobierno sueco. Es triste y lamentable que Peter Hultqvist y Margot Wallström (ministra de Exteriores) no hayan podido convencer a sus compañeros de partido", declaró el portavoz conservador de defensa, Hans Wallmark.

El Partido Conservador, líder de la oposición, reclamó que se impulse un cambio legal que permita al gobierno central decidir sobre las autoridades locales en casos similares.

La rusa Gazprom, que controla el 51 % de la compañía operadora, la holandesa Shell, la alemana E.ON y la austríaca OMV, firmaron en 2015 un memorando para ampliar la capacidad del gasoducto Nord Stream, cuatro años después de la inauguración del primer proyecto.

Varios países europeos, pero no Alemania, han cuestionado el plan, bautizado Nord Stream II, porque podría aumentar la dependencia con el gas ruso en un contexto de enfrentamiento con Moscú.

Publicidad
Publicidad

El plan supondría unos ingresos de 100 millones de coronas suecas (10,6 millones de euros), según las autoridades de Karlshamn, que sacaron adelante hoy la votación con el apoyo de varios concejales de la oposición de centroderecha, aunque no los conservadores.

Suecia aprobó hace unos meses aumentar un 5 % su presupuesto de defensa para modernizar armamento e instalar por primera vez desde 2005 un destacamento militar permanente en la isla báltica de Gotland, apelando a la nueva situación de seguridad en la zona.

En portada

Noticias de