Internet tiembla con el fallo de Akamai

Un nuevo fallo de conexión de la empresa Akamai dejó sin conexión a aerolíneas y bancos de todo el mundo. La incidencia llega una semana después del apagón de su competidor Fastly

Apenas una semana después de que el apagón de Fastly dejara sin conexión miles de páginas web en todo el mundo, otro fallo de su rival Akamai volvió a revelar los riesgos del ecosistema digital.

Esta vez, la incidencia afectó a algunas de las principales aerolíneas del mundo, como la estadounidense United Airlines o la australiana Virgin, pero también a otros clientes del proveedor de servicios para internet como el Commonwealth Bank of Australia o la bolsa de Hong Kong.

Mientras Fastly tardó horas en restablecer la conexión a compañías de la talla de Amazon, los diarios New York Times o Financial Times o la plataforma HBO, el apagón de Akamai duró tan solo unos minutos, por lo que sus clientes no tendrán que contar por millones las pérdidas ocasionadas.

Akamai descarta un ciberataque

“Experimentamos una interrupción de uno de los servicios Prolexic DDoS. El impacto se limitó a los clientes de Akamai que usaban la versión 3.0 del servicio de rutas”, justificó la compañía estadounidense en su blog corporativo.

Ese ‘límite’ que parecía apuntar a pocos clientes se trataba en realidad de una lista de más de 500 empresas afectadas.

“Muchos fueron redirigidos automáticamente, lo que restableció las operaciones en pocos minutos”, añade la nota difundida.

Publicidad
Publicidad

Según Akamai, una empresa de mayor tamaño que Fastly, con más de 4.000 oficinas repartidas por el mundo, el fallo no se debió a una actualización del sistema o a un ciberataque, sino que fue causado por un error interno en la tabla de enrutamiento del servicio.

De nuevo, un pequeño error podría haber generado problemas de grandes dimensiones a los clientes de la empresa con sede en Cambridge, en los Estados Unidos.

Impacto en bolsa

Las pérdidas, sin embargo, se reducen a las computadas por Akamai en bolsa tras el incidente.

El jueves, las acciones esquivaron el impacto y se revalorizaron cerca de un 2 por ciento en el Nasdaq, índice de referencia de los valores tecnológicos de Wall Street.

Las ganancias de Akamai fueron eliminadas el viernes, cuando la compañía se dejó el mismo porcentaje en la bolsa estadounidense.

Publicidad

Pese a ello, el impacto fue de menor calado que el originado por Fastly. Sus acciones también subieron en bolsa tras el incidente del 9 de junio, aunque dejarán pérdidas millonarias en cuanto a ingresos publicitarios en sus clientes.

Internet, menos libre que nunca

El fallo de Fastly, una empresa que apenas alcanza los 1.000 empleados en todo el mundo, puso de manifiesto las carencias de internet.

“Lo más interesante de todo lo que pasó es que al fin y al cabo internet ha demostrado que no es libre, está en manos de 2 o 3 empresas”, explicó Neftalí Hernández, director de proyectos de la agencia Bluecell, a Finanzas.com tras el incidente de la compañía con sede en San Francisco.

“Hablamos de grandes empresas como Amazon, pero se deben a otras dos o tres que son las que sustentan internet”, sostiene el experto.

Publicidad

Los riesgos para Fastly y Akamai

El modelo de negocio de este tipo de empresas se ha convertido en un riesgo incluso para las propias compañías.

“La lista de clientes de Fastly es impresionante pero arriesgada”, apunta Armine Bensaid, analista de Bloomberg Intelligence.

“La concentración de clientes puede seguir siendo un riesgo a corto plazo, dado que sus diez clientes principales representan cerca del 35 por ciento de los ingresos”, añade el experto.

La llegada de nuevos competidores como Cloudflare podría reducir la presencia de estas compañías, pero estas ya se están guardando las espaldas.

“Es posible que Fastly necesite aumentar su penetración de mercado en el segmento de la seguridad en la red CDN. El riesgo de ejecución es significativo, ya que el producto de seguridad en la nube está por detrás de sus pares”, detalla Armine Bensaid.

Publicidad

Sus cálculos, sin embargo, contemplan un escenario en el que las ventas se elevarán en 17 veces de cara al próximo año, o lo que es lo mismo, un 40 por ciento por encima de las estimaciones del consenso de analistas.

Algo que refleja que las perspectivas sobre estas compañías son de fuertes crecimientos en el nuevo entorno digital pese a la magnitud del apagón registrado hace escasamente diez días.

En portada
Publicidad
Noticias de