ZF presenta sus funciones de conducción parcialmente automatizadas

La empresa de componentes para el automóvil ZF ha presentado las nuevas funciones de conducción parcialmente automatizada en su centro de sistemas de asistencia al conductor de Brest, en Francia.

Desde la compañía han explicado en un comunicado que añadir funciones de multicarril como el asistente de adelantamiento a las funciones de control ya disponibles en sentido longitudinal y transversal, y seguir mejorando tanto la seguridad como el confort del conductor, supondrá un paso hacia adelante decisivo para los vehículos que circulen por autopista.

De esta forma, la combinación de las funciones de detección, decisión, planificación y control del vehículo permiten circular por autopista a entre 0 y 130 km/h sin necesidad de cambiar de marcha y sin accionar los pedales con los pies.

Entre estas funciones se incluye también el cambio automatizado de carril, ya sea porque el conductor inicia la maniobra o porque el vehículo la propone y el conductor la confirma, ha destacado ZF.

El vehículo de pruebas está equipado con sistemas de radar AC1000 y sistemas de cámara de última generación, además de la dirección eléctrica con transmisión por cremallera y con el control de estabilidad electrónico de ZF TRW.

Combina funciones de control automatizadas en sentido longitudinal y transversal con los radares de corto alcance AC1000, instalados en los ángulos del vehículo, y permite, de esta manera, y entre otras, la función de adelantamiento.

El control longitudinal automatizado ayuda a mantener el vehículo a una velocidad determinada y a una distancia segura con respecto al vehículo que lo precede, mientras que el control transversal mantiene el vehículo centrado en su carril.

Si delante del vehículo aparece otro que circula a menos velocidad, los radares laterales calculan si en los carriles lindantes hay suficiente espacio libre para hacer una maniobra de adelantamiento sin correr riesgos.

Si es éste el caso, el sistema de conducción automatizada le recomienda al conductor, a través de la interfaz humano-máquina, que adelante al vehículo más lento.

Para indicar que acepta la recomendación, el conductor sólo tiene que accionar el intermitente.

Entonces, el control transversal y el sistema de dirección del vehículo ponen en marcha la maniobra de cambio de carril. El conductor puede hacer caso omiso del sistema y tomar el control del vehículo personalmente siempre que lo desee.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.