Tragedia de Biescas ha modificado el control de seguridad en campins Aragón

La tragedia del campin Las Nieves de Biescas, una riada que causó hace veinte años la muerte de 87 personas, ha modificado de forma esencial los sistemas de control y prevención de riesgos en las zonas de acampada controlada existentes en la comunidad aragonesa.

Así se pone de manifiesto en un reciente informe elaborado por el Departamento de Vertebración del Territorio del gobierno aragonés sobre la importancia del sector del campin en Aragón y las reformas legales y normativas llevadas a cabo para definir "con mayor precisión" los riesgos existentes.

Tras la tragedia de Biescas salió a la luz pública un informe de un técnico del gobierno aragonés que desaconsejaba la ubicación del campin en el lugar donde se asentaba y que sirvió para imputar a las administraciones la responsabilidad civil de lo ocurrido, dado que el suceso era "predecible".

El informe elaborado ahora por el ejecutivo regional, al que ha tenido acceso Efe, señala que el primer paso dado para modificar la situación fue encargar a la consultora de ingeniería Pirinea un estudio de riesgos de los campins en Aragón que sirvió de punto de partida para la elaboración de una nueva normativa.

Los consultores analizaron 96 zonas de acampada controlada, 66 de ellas en Huesca, y valoraron la posible existencia de riesgos por inundación, incendio forestal, movimientos del terreno, caída de árboles, cercanía a vías de comunicación, rayos, tendidos eléctricos y aludes.

El estudio impulsó en 2004, en colaboración con la Asociación de Empresarios de Campins de Aragón (AECA) y la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), un decreto de alojamientos turísticos al aire libre que incorporó condiciones relativas a la seguridad de los emplazamientos elegidos.

El decreto incluye un capítulo de prohibiciones y limitaciones de ubicación en zonas de riesgo que propone, como requisito indispensable, el empleo de una metodología específica para que el solicitante de permisos para un campin evalúe las condiciones del emplazamiento, a través de un estudio técnico.

El informe del gobierno aragonés subraya que desde entonces la normativa impide la ubicación de este tipo de instalaciones en terrenos que presenten un riesgo "inaceptable" para la vida de las personas y sus bienes.

"En conclusión -señala el informe-, podemos afirmar que la tragedia del campin Las Nieves ha servido para adoptar las medidas necesarias por la Comunidad Autónoma de Aragón para prevenir su repetición en el futuro, partiendo siempre de que el riesgo cero no existe en la naturaleza".

Destaca, además, que el gobierno aragonés va a impulsar en breve, de forma conjunta con el sector, la actualización del decreto de 2004 a partir del nuevo sistema de datos de caudal máximo elaborado por la CHE, y la inclusión de una nueva figura de alojamiento, las áreas de acogida de autocaravanas.

En relación a la situación actual del sector, el informe destaca la existencia en Aragón de 98 campins y de 6 zonas de acampada en casas rurales, con un total de 33.200 plazas disponibles que generan una facturación anual de 18 millones de euros en alojamiento, de 7 millones en restauración y de 1,5 en ofertas complementarias.

La mayor parte de estas instalaciones, un 68 por ciento del total, se encuentran en la provincia altoaragonesa, con una concentración mayor de plazas en las comarcas pirenaicas del Sobrarbe (10.863), Ribagorza (4.504), Jacetania (2.779) y Alto Gállego (2.779).

Los campins constituyen, además, el 25,47 por ciento de las pernoctaciones anuales en Aragón, registro sólo superado por el sector hotelero, con un 34,4 por ciento.

Los estudios subrayan el efecto "dinamizador" de los campins para el territorio donde se asientan, con familias "respetuosas con el entorno natural" que destinan un 40 por ciento de su presupuesto vacacional al alojamiento y el resto a servicios en la zona.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.