Toyota logra un beneficio récord pese al descenso global de sus ventas

El líder mundial del automóvil, Toyota Motor, se embolsó unas ganancias récord entre abril y diciembre gracias sobre todo a sus sólidas ventas en Estados Unidos, que contrastaron con la caída de la demanda en el resto del mundo.

En los primeros nueve meses del año fiscal nipón, Toyota logró un beneficio neto de 1,88 billones de yenes (14.423 millones de euros), un 9,2 por ciento interanual más y el mayor registrado hasta ahora en este período, según anunció hoy.

El gigante nipón aumentó su beneficio operativo en un 9 por ciento hasta los 2,3 billones de yenes (17.635 millones de euros), mientras que su facturación creció un 6,5 por ciento hasta 21,43 billones de yenes (163.923 millones de euros).

La notable mejoría se debió principalmente a los tipos de cambio favorables, cuyo impacto ascendió a 310.000 millones de yenes (2.370 millones de euros), así como a su estrategia de recorte de gastos, que le permitió ahorrar 235.000 millones de yenes (1.796 millones de euros), según explicó la compañía en un comunicado.

Estos factores compensaron la caída del 3,6 por ciento en sus ventas en todo el mundo, hasta unos 6,49 millones de unidades, debido al descenso de la demanda global de vehículos y a la ralentización económica de China.

Toyota colocó 1,47 millones de vehículos en Japón (un 3,4 por ciento menos) y 1,01 millones en el resto de Asia (un 9,9 por ciento menos), mientras que en EE.UU., su mayor mercado, incrementó sus ventas en un 1,5 por ciento hasta los 2,14 millones de vehículos.

Su buen rendimiento en Estados Unidos fue propiciado por el abaratamiento de la gasolina y la solidez de la primera economía mundial, según dijo el director gerente de la empresa, Tetsuya Otake, en rueda de prensa.

Otake, no obstante, admitió que existe "incertidumbre" sobre la evolución de China y otras economías emergentes y su impacto sobre las ventas de Toyota.

El directivo añadió que la empresa está analizando los efectos que podría tener la suspensión de la producción de todas sus plantas en Japón durante una semana, a raíz de la escasez de piezas motivada por un accidente en una fábrica.

El incidente ha obligado a Toyota a paralizar la actividad entre el 8 y el 15 de febrero en las doce plantas que posee en el país asiático, donde se producen una media de entre 13.000 y 14.000 automóviles al día.

Asimismo, el fabricante nipón anunció la semana pasada la adquisición de todas las participaciones de su filial Daihatsu, una operación destinada a potenciar la comercialización de minivehículos (aquellos con motores de menos de 660 centímetros cúbicos) y aprovechar así su creciente demanda en los mercados emergentes.

A partir de los resultados anunciados hoy, Toyota decidió revisar al alza sus previsiones de resultados para el actual ejercicio fiscal nipón, que comenzó el pasado 1 de abril de 2015 y terminará el próximo 31 de marzo.

La empresa mejoró su previsión de beneficio neto, que espera que crezca un 4,4 por ciento interanual hasta los 2,27 billones de yenes (17.353 millones de euros).

El fabricante también espera registrar un beneficio operativo de 2,8 billones de yenes (21.403 millones de euros), un 1,8 por ciento más, así como elevar en 1 por ciento su facturación por ventas hasta los 27,5 billones de yenes (210.210 millones de euros), según sus estimaciones.

Toyota también prevé cerrar el año con unas ventas de 10,05 millones de vehículos en todo el mundo, lo que supone 50.000 unidades más que el año anterior.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.