Sncf prefiere entrar en España con un socio local antes que en solitario

El operador estatal de ferrocarril galo Sncf quiere entrar en el mercado ferroviario español con un socio local, aunque no descarta hacerlo en solitario, si fracasan las negociaciones que mantiene con ILSA (Acciona y Air Nostrum) y con otras empresas privadas en España.

La consejera delegada de Voyages Sncf, Rachel Picard, ha asegurado este martes, en una rueda de prensa, que la voluntad del operador francés es llegar a un acuerdo con empresas españolas, pero está preparado para entrar a competir con Renfe "en solitario", cuando se abra el mercado en diciembre de 2020.

Aunque Picard no ha revelado detalles de la negociación con ILSA, ha apuntado que el porcentaje en el capital "no es una limitación", pero ha considerado importante que los acuerdos de gobernanza sean equitativos con respecto a la participación.

Sncf, que quiere traer a España su modelo de alta velocidad de bajo coste, cuenta con suficiente trenes para empezar a operar en España desde el primer momento de la apertura del mercado, ya que considera que "ser el primero es uno de los factores de éxito".

La operadora francesa podría utilizar los trenes que ya opera entre España y Francia junto con Renfe, a través de Elipsos Internacional, la sociedad participada al 50 % por ambos operadores, así como comprar nueva flota, aunque tanto el material rodante, así como los corredores se irán decidiendo en función de la distribución de los surcos, el mantenimiento o los equipos y requerimientos de la seguridad.

La directiva ha elogiado la red de alta velocidad española, que, a su juicio, es la mejor de Europa, y ha añadido que la entrada de nuevos operadores permitirá aprovecharla mucho más, ya que, actualmente, un viajero español recorre 550 kilómetros al año frente a 1.200 de un francés.

Picard se ha mostrado convencida de que la apertura del mercado será positiva para los viajeros y las regiones porque permitirá, al igual que hicieron las compañías de bajo coste en el sector aéreo, democratizar el transporte por tren y hacerlo accesible a nuevos segmentos de demanda.

En este sentido, la directiva ha agregado que el tren de alta velocidad 'low cost' "Ouigo" lanzado hace unos años por Sncf no solo ha logrado encontrar nuevos clientes, sino también ha dado un impulso a su servicio de alta velocidad clásico (TGV) en un momento en el que ya no crecía.

"Ouigo" ha llegado a transportar a 17 millones de pasajeros al año, de los que un 60 % pagan menos de 25 euros por trayecto.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.