Siri Hustvedt: Trump ha unido y galvanizado más a una parte de la población"

La novelista, ensayista y poetisa estadounidense Siri Hustvedt ha afirmado que con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca "se ha producido una reacción frente a esa misoginia tan abierta y ese odio a las mujeres que demostró en su campaña", que ha conseguido "unir y galvanizar a una parte importe de la población".

En una entrevista con Efe, la autora ha indicado que participó, junto a su hija en la marcha de las mujeres celebrada en Washington, donde "el clima y la sensación de resistencia y de unidad fue superimpresionante" y que ha provocado que siga habiendo "muchas mujeres y hombres que se están organizando para hacer todo lo que se pueda para que la administración cambie".

Siri Hustvedt ha protagonizado esta semana una sesión del ciclo Palabra del Centro Niemeyer, donde ha presentado su última obra "La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres".

Esta nueva obra es una colección doble de ensayos donde la novelista y estudiosa feminista muestra el alcance y la profundidad de sus conocimientos en las artes, las humanidades y las ciencias.

En su opinión, dentro del mundo occidental, en Europa, por ejemplo, persiste más el machismo en los países del sur que en los del norte.

"Está clarísimo y si no se lo cree alguien que vaya desde Oslo a Roma en avión y verá que las actitudes hacia las mujeres son bastante diferentes", ha declarado, aunque, preguntada directamente por el caso concreto de España, sitúa al país "un poco a medias entre esos dos extremos".

Reconoce que lo que más detesta son determinados prejuicios contra las mujeres que existen en los países más desarrollados, a través de "muchos sesgos implícitos y no conscientes".

Se ha referido a un estudio realizado en EEUU sobre el voto demócrata y republicano, que consistió en entregar a unas personas unas biografías idénticas de dos políticos ficticios.

En esos perfiles se incluían términos como "ambición" y "búsqueda de poder", con la diferencia de que uno correspondía a un varón y otro al de una mujer.

"Ahí, tanto los hombres como las mujeres respondieron sobre el texto del varón de una forma muy neutra, pero cuando se les presentaba a esta mujer ambiciosa, que buscaba el poder, una cantidad considerable de esos votantes potenciales respondió con asco", ha explicado.

Ese sentimiento de "asco" sorprendió a los propios entrevistados y es que "no eran conscientes de ello, porque es una reacción que está en el fondo de nosotros", ha indicado Siri Hustvedt, que cree que ese estudio es extrapolable al resto de los países occidentales.

"Hay una tendencia a que repugne la idea de una mujer fuerte, que es algo que no ocurre con un varón", ha subrayado.

En su opinión, la solución está en "ser conscientes de nuestros prejuicios inconscientes" para corregirlos "con sinceridad y honestidad".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.