La inversión hotelera logra récord de 2.614 millones y Barcelona pierde peso

La inversión hotelera alcanzó en 2015 su máximo histórico con 2.614 millones de euros, superando en más de 2,5 veces el volumen registrado en 2014 y un 50 % más que el anterior récord alcanzado en 2006, según datos de la consultora inmobiliaria Irea.

Las Islas Canarias fueron el destino estrella de la inversión durante 2015, seguidas de Madrid y Baleares, mientras que Barcelona ha perdido peso tras la moratoria para nuevos proyectos hoteleros y la incertidumbre política.

Las socimis fueron las protagonistas indiscutibles de la inversión, concentrando el 40 % del total. Mientras que los inversores internacionales aglutinaron un 20 % y los nacionales un 10 %. También se ha observado la vuelta de las cadenas hoteleras internacionales.

La mayor parte del volumen de inversión correspondió a transacciones de hoteles existentes, un total de 132 hoteles por 2.470 millones, prácticamente el triple que en 2014. Por su parte, las operaciones orientadas a la reconversión a hotel sumaron 144 millones, el 41 % menos.

El segmento vacacional repitió por segundo año como el principal receptor de la inversión hasta alcanzar el 54 %, casi el triple que en 2014.

Las Islas Canarias atrajeron el 28 % del total de la inversión hotelera impulsadas por Las Palmas (21 %), y un 33,2 % del número total de habitaciones transaccionadas. Madrid se situó en segundo lugar con un 24 % de la inversión y Barcelona perdió cuota de mercado en favor de la capital y redujo la inversión hasta el 15 %.

Según ha reconocido Miguel Vázquez, socio director de la División de Hoteles de Irea, hay inversores -incluso afincados en Cataluña- que están congelando sus inversiones e incluso orientándolas hacia otras regiones por la incertidumbre política y las medidas adoptadas por el ayuntamiento de Barcelona.

De hecho, se espera que en 2016 la cifra de inversión en Barcelona siga siendo inferior a la de Madrid, donde hay menos incertidumbre y a pesar de las informaciones sobre la posible salida del grupo chino Wanda de su proyecto en la Plaza de España.

En este sentido, desde Irea subrayan las dificultades que existen a la hora de cerrar transacciones de hoteles en Barcelona y recuerdan que tanto la Ciudad Condal como Madrid deben procurar ser "amigables" para los inversores y conjugar el valor histórico de los inmuebles con la atracción de capitales.

En el conjunto de 2015, Madrid logró una cifra de inversión de 582 millones, casi un 52 % más -200 millones por encima- que los 383,3 millones de Barcelona.

La categoría de 4 estrellas dominó el mercado de inversión en España seguido de los de 5 estrellas, todo ello en un ejercicio en el que el 58 % del volumen de inversión se concentró en portfolios que incluían dos o más hoteles.

Cabe destacar la operación entre Hispania y Barceló, la compra de la cartera de Testa por parte de la socimi Merlin Properties, o el acuerdo entre Meliá y Starwood.

También se han empezado a observar compras de suelos para su posterior desarrollo en hoteles aunque de forma muy concreta.

Para 2016, se espera que España siga siendo un destino preferente y, aunque es complicado batir el récord de 2015, los inversores institucionales ganarán peso frente a oportunistas y Madrid seguirá siendo objetivo prioritario.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.