IAG pierde altura en bolsa y complica sus perspectivas por el ímpetu de Boris Johnson

iberia--644x362

Las acciones de IAG sufrieron ayer un desplome del 4% y sufrieron las consecuencias derivadas de las intenciones del primer ministro británico, Boris Johnson, de aprobar una ley que impida extender más allá de diciembre de 2020 el periodo de transición del "brexit", que entrará en vigor a partir del próximo 31 de enero.

De hecho, este anuncio fue una de las principales razones que aceleraron ayer la recogida de beneficios, pues supone que no habrá tiempo para negociar un acuerdo comercial entre Reino Unido y la UE en tan breve periodo de tiempo.

En ese periodo se deberá negociar un nuevo acuerdo comercial entre Reino Unido y la Unión Europea tras la salida del país del bloque europeo el próximo 31 de enero, pero los analistas entienden que es un periodo demasiado corto para cerrar un tratado de esta envergadura por lo que vuelven a temer una salida desordenada.

La noticia ha supuesto un frenazo en seco para IAG, que el viernes se anotó una histórica subida del 14% tras conocerse que Johnson había ganado en las elecciones generale del Reino Unido con mayoría absoluta, lo que el mercado interpretó en ese momento como un gran noticia, al esfumarse las posibilidades del Brexit duro, que vuelven aumentar tras la decisión de ayer de Johnson, y se cifran  en el 25%, según los analista de JP Morgan. 

Según comentan los analistas de IAG, "los planes de Johnson pasan ahora por lanzar un nuevo órdago a Bruselas". El problema es que nadie cree posible que el Reino Unido y la UE logren alcanzar un acuerdo comercial que establezca los términos de su futura relación tan pronto como el 31 de diciembre de 2020. Si el Brexit ha llevado casi cuatro años, conseguir esto en doce meses es casi una quimera. 

Sin embargo, "Boris Johnson pretende repetir estrategia y quiere que la Cámara de los Comunes apruebe una nueva norma que obligue el abandono total de los lazos con la UE con el cambio de año, haya o no un acuerdo en materia comercial", opinan los expertos de IG. 

A su modo de ver, "las nuevas intenciones de Johnson han sido un auténtico jarro de agua fría para el mercado y vuelven a enfrentar a los inversores con la realidad de que todavía queda mucha tela que cortar respecto al Brexit y la verdadera batalla entre los negociadores de Londres y Bruselas no ha hecho más que empezar". 

La preocupación del mercado por este asunto es tanta, que incluso ensombreció una buena noticia conocida ayer mismo. Y es que British Airways logró por fin cerrar un acuerdo con el sindicato de pilotos BALPA, que pone fin a la disputa actual. El acuerdo incluye un aumento salarial de al menos el 11,5% en tres años, al que se añadiría ahora una cláusula de protección contra la inflación y supone una buena noticia en tanto en cuanto elimina uno de los grandes riesgos que pesaban sobre el valor, la amenaza de más huelgas. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.