Grifols pierde sangre en el corto plazo

El negocio y el desempeño bursátil se ponen ahora en entredicho tras la publicación de informes desfavorables sobre la compañía que han llevado al valor a retrocesos no previstos y a cuestionar sus perspectivas de futuro.

sangre_grifols

La tercera compañía más grande del mundo en fabricación de medicamentos derivados de la sangre, la española Grifols, no cesa de acumular bajada tras bajada en la recomendación del valor y recorte tras recorte en el precio objetivo de la acción. 

Sabadell, Santander, Citi, Barclays, Morgan Stanley, UBS o Deutsche Bank son varias de las firmas que han lanzado últimamente recortes sobre el título o una peor recomendación de la que fijaban con anterioridad para Grifols, pero el informe negativo que más ha afectado al valor ha sido el de UBS. La firma suiza ha cambiado su recomendación de mantener a vender y sus analistas han recortado el precio objetivo de 25 a 18 euros por título, un 28 por ciento menos. El motivo de la bajada de calificación y del recorte de UBS ha sido el desarrollo, por parte de varios laboratorios, de compuestos llamados 'inhibidores FcRn' que podrían sustituir a medio plazo a la inmunoglobulina, la cual trata las enfermedades del sistema inmune.

La cuestión es que el negocio de la inmunoglobulina supone un 20 por ciento de las ventas de la compañía española. Pese al recorte de precio del título en un 28 por ciento, UBS ha establecido valoraciones que van desde los 13 hasta los 30 euros por título, dependiendo de cómo evolucione la llegada al mercado de los 'FcRn'. Además, el informe apunta que estos nuevos descubrimientos «están siendo ignorados por el mercado». En la misma línea se mueve Deutsche Bank, que ha bajado el precio de la acción a 23 euros desde los 25 precedentes, y señala que aunque el uso del nuevo producto «sólo amenace en una proporción pequeña a Grifols (del 10 por ciento estiman) es un recordatorio de la exposición de esta a las innovaciones en el plasma», aunque mantiene su recomendación de mantener.

Grifols responde

Tal fue la repercusión que tuvo el informe desfavorable de UBS que Grifols contestó a través de un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el cual su presidente, Víctor Grifols, aseguraba que los estudios de esta nueva alternativa están en una fase «muy inicial» y con pocos pacientes, por lo que los resultados que obtienen «no son muy concluyentes» en relación a la eficacia y la seguridad de estos productos para tratar enfermedades autoinmunes. La compañía afirma que la demanda de su producto «sigue siendo muy superior a la oferta» y, por tanto, considera que el «potencial de impacto» sobre su negocio será «mínimo».

Incertidumbre

El analista de mercados de IG España Sergio Ávila considera que la tendencia de fondo es alcista «aunque bien es cierto los riesgos han aumentado considerablemente en las últimas sesiones» con una corrección que ha llevado al valor a niveles de junio, por lo que a corto plazo «se podrían seguir viendo caídas». De la misma opinión es la responsable de contenidos, productos y servicios de Self Bank, Victoria Torre, que cree que el valor seguirá «con un potencial alcista del 18 por ciento» y califica el informe de UBS como «demasiado severo». Torre añade que dada las tensiones, por las «preocupaciones adicionales» que se ciernen sobre los mercados, como la guerra comercial o el efecto divisa, este nerviosismo se traslada a los valores, por lo que es otro incentivo para «seguir viendo dudas en Grifols a corto plazo».

Para el gestor de banca privada de Bankoa Crédit Agricole, Jesús de Blas, se abre un panorama «de altas reticencias», así que se puede estar asistiendo «a un proceso más lateral», el cual se podría ir moderando «poco a poco» y piensa que el escenario de incertidumbre «está abierto». Sergio Ávila declara que la clave está en que aguante o no «la directriz alcista de largo plazo en la que se encuentra el valor desde noviembre de 2011».

Este experto ve que una pérdida del nivel de los 21,82 euros confirmaría el abandono de dicha directriz «y las cosas podrían comenzar a ponerse feas para el aspecto técnico», en tanto que Jesús de Blas resalta que se debe tener «siempre presente» la perspectiva de que es un valor en subida desde 2014, y lo que ha hecho UBS es «abrir la cuestión de hacia dónde va a ir el negocio de Grifols dado los nuevos avances que están apareciendo, por lo que te queda la duda de cuál es la situación que viene». Para Victoria Torre el valor debería ir «digiriendo las noticias» para demostrar que sigue «apostando por la innovación para hacer frente a posibles amenazas».

La experta de Self Bank apunta a noticias positivas para la compañía como que en septiembre le aprobaron un nuevo medicamento para la hepatitis A y el sarampión y anunciaba una nueva financiación a largo plazo por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI), por 85 millones de euros para la búsqueda de nuevas indicaciones terapéuticas para las proteínas plasmáticas, su gran negociado. 

Opciones para el futuro

Las perspectivas de futuro pasan, para Sergio Ávila, por una corrección hacia los mínimos anuales y en caso de perderlos, para aquellos que tengan posiciones a largo plazo en el valor, les recomendaría «deshacerlas con beneficios, ya que se puede complicar». Jesús de Blas observa que se trata de una compañía que no suele estar presente en las carteras de inversores particulares, por lo que para el pequeño inversor «puede ser buena opción quedarse al margen en estos momentos».

Malas noticias desde Estados Unidos

La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC por sus siglas en inglés) ha declarado por unanimidad que Grifols ha inclumplido la ley federal antimonopolio por su última operación en Estados Unidos, en la que compró en verano 24 centros de donación de sangre que pertenecían a su mayor competidor, Biotest. Ha llegado a un acuerdo con Grifols para que venda 3 de sus centros a KedPlasma, subsidiaria de Kedrion Biopharma, quinto productor mundial de proteínas de plasma. Con 214 centros en Estados Unidos y 35 en Europa el plan de crecimiento de Grifols se centra en abrir 100 centros de donación hasta 2023: 48 en Europa, 240 en Estados Unidos y 37 aún sin definir el lugar.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.