Ford acelera su plan transformación en Europa tras los beneficios de 2015

Ford, tras volver a los beneficios en 2015 en Europa, está acelerando su transformación en el Viejo Continente para obtener mayores ingresos en 2016 y lograr un margen operativo de entre el 6 y el 8 % a largo plazo.

La estrategia de Ford para Europa pasa por una línea de producto "más ajustada" y que produzca más beneficios, por comunicaciones de marca "más emocionales" y por una estructura de costes "más ligera para rebajar el punto de equilibrio y ayudar a compensar los crecientes costes de regulación", asegura en una nota.

Ford ha iniciado hoy un programa de bajas voluntarias en Europa que permite una reducción "significativa" de los costes administrativos para alcanzar niveles de referencia en el sector en materia de eficiencia.

Ford Europa espera ahorrar cerca de 200 millones de dólares al año (183 millones de euros) de manera continuada, explica la compañía.

"Durante los tres últimos años, Ford Europa ha mejorado su negocio en todas las áreas y ha pasado de pérdidas relevantes a unos beneficios de 259 millones de dólares (237 millones de euros) en 2015. Es un buen primer paso", ha asegurado el vicepresidente ejecutivo de Ford en Europa Oriente Medio y África, Jim Farley.

"Estamos totalmente comprometidos con acelerar nuestra transformación, tomando las acciones necesarias para crear un modelo de negocio vibrante que produzca beneficios de manera sólida tanto en épocas de bonanza como en ciclos bajos", ha añadido.

El objetivo es fabricar vehículos de la manera más eficiente posible, de tal forma que cada dólar que se invierta se haga pensando en las necesidades y deseos de los clientes, y creando un negocio verdaderamente sostenible y enfocado en el usuario, según Farley.

Ford Europa quiere seguir potenciando las mejoras en sus operaciones de fabricación que permita una eficiencia interanual superior al 7 % y que mejore la utilización de la capacidad de producción.

La meta es aumentar la gama de producto después de lanzar más de 30 modelos nuevos o renovados desde finales de 2012, de ganar cuota de mercado en los dos últimos años y de subir las ventas el 10 % en 2015.

Los planes son lanzar 7 modelos nuevos o renovados en 2016 (incluidos el hatchback Focus RS y los Kuga y Edge, al tiempo que se se revisará el núcleo de la gama para ir eliminando con el tiempo los modelos menos rentables).

Durante los próximos tres años se comercializarán cinco nuevos vehículos para competir en el segmento SUV y crossover, empezando con el nuevo Edge durante el segundo trimestre del año.

Los SUV es el segmento de mayor crecimiento en Europa y Ford espera superar las 200.000 unidades vendidas en el Viejo Continente por primera vez en 2016, lo que supone el 30 % más que en 2015.

Con el lanzamiento del Focus RS, que acompaña al Focus ST, el Fiesta ST y el Mustang, Ford Europa espera unas ventas récord de cerca de 40.000 unidades en vehículos de altas prestaciones.

En la gama premium Vignale, se prevé pasar del actual modelo (el Mondeo Vignale) a un mínimo de cinco de aquí a 2017.

Nuevos modelos híbridos enchufables, híbridos eléctricos y totalmente eléctricos en Europa de aquí a 2020 son otros de los objetivos, como parte de las inversiones de 4.500 millones de dólares (4.118 millones de euros) en soluciones de vehículos eléctricos.

Ford ofrecerá además en 2016 ocho líneas de vehículo en Europa con tracción total y a las cuatro ruedas (frente a los tres de 2012), con lo que espera vender cerca de 140.000 vehículos con esas características, un 120 % más que en 2014.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.