El Parlamento apoya el TAV ante la petición de evaluar su rentabilidad

El pleno del Parlamento Vasco ha reiterado hoy su apoyo a la construcción de la nueva red ferroviaria vasca de alta velocidad, como respuesta a una iniciativa de EH Bildu que pedía la elaboración de un estudio sobre la rentabilidad económica y social de esta infraestructura.

PSE-EE y PP han respaldado una enmienda del PNV en la que se insta al Gobierno de España a definir los proyectos y consignar los créditos suficientes para la ejecución de las obras de la denominada "Y" ferroviaria, "en los plazos más breves posibles", y de las conexiones con la meseta, el corredor navarro y la frontera con Francia.

También se solicita a la Comisión Europea que remita al Parlamento los estudios que hizo sobre la nueva red ferroviaria transeuropea entre Madrid y Dax.

La iniciativa original de la coalición abertzale pedía la elaboración en el plazo de tres meses de un análisis del coste-beneficio que tome en consideración la vida útil del proyecto y que, entre otros aspectos, estudie desde un punto de vista monetario el impacto que puede tener en el bienestar de la sociedad vasca.

Oskar Matute (EH Bildu) ha calificado el proyecto del TAV en Euskadi de "agujero negro" que, entre otras cosas, ha hecho que más del 50 por ciento de las inversiones totales anuales del Gobierno Vasco desde 2010 haya ido a esa infraestructura.

Matute ha recordado que ese es dinero del que se priva a otras infraestructuras y servicios públicos, y ha mostrado su preocupación por el hecho de que las empresas que se están "enriqueciendo" con su construcción sean las que se han presentado para la explotación del tren.

"Esas empresas a las que les gusta tanto el libre mercado son las que más se benefician del dinero público", ha criticado.

Eva Juez (PNV) ha considerado que a unos tres años de finalización de las obras del TAV en Euskadi "no tiene mucho sentido hacer un estudio de coste-beneficio" de un proyecto que no es fruto de "un capricho ni de la improvisación", ha dicho.

Se ha preguntado qué transporte público tiene rentabilidad económica y ha recordado que la puesta en marcha del TAV va a reducir la emisión de gases efecto invernadero porque va a sacar de la carretera a unos 6.500 vehículos diarios, y va a generar un ahorro energético.

Patxi Elola (PSE-EE) ha sido muy crítico con Matute a quien le ha recordado que comparte grupo con la izquierda abertzale, que "combatió a sangre y fuego" la construcción de la autovía de Leizarán, entre Gipuzkoa y Navarra, cuando ahora ninguno utiliza la carretera antigua de Azpiroz. "Eso es EH Bildu", ha sentenciado.

Elola ha apostado por la puesta en marcha del TAV "cuanto antes" y ha añadido que los que abogan por lo público "no es para lograr una rentabilidad económica, sino para dar servicios a los ciudadanos".

Cristina Ruiz (PP) ha considerado un "anacronismo" la iniciativa de la coalición abertzale, aunque ha reconocido que el informe que solicita es algo que se podía haber hecho al inicio de las obras.

Ruiz ha negado, como decía el texto de EH Bildu, que no se hayan hecho estudios económicos y técnicos sobre este proyecto.

Gorka Maneiro (UPyD) ha propuesto que los gobiernos central y vasco elaboren a partir de ahora informes de coste-beneficio y de viabilidad económica, financiera, medioambiental y social para cualquier inversión pública en infraestructuras.

Ha explicado que el objetivo es que los poderes públicos den prioridad a las inversiones en educación, sanidad, dependencia e inversiones productivas "que puedan ser utilizadas por la mayoría de la ciudadanía y no por unos solos".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.