El beneficio de Goldman Sachs cae el 19%, hasta los 8.466 millones

goldman-sachs--644x362

El grupo bancario Goldman Sachs ganó 8.466 millones de dólares en 2019 y rebajó así sus beneficios en un 19 % respecto a 2018, debido a que el banco reservó dinero para alcanzar un acuerdo con la Administración que resuelva de una vez sus lazos con un fondo de inversión corrupto de Malasia.

El grupo de banca de inversión e institucional, radicado en Nueva York, anunció hoy que sus ingresos anuales alcanzaron los 36.546 millones de dólares, un descenso casi inapreciable respecto a los 36.616 millones que facturó un año antes.

Por lo que respecta a los resultados trimestrales, a los que los analistas de Wall Street prestaban mayor atención hoy, Goldman Sachs ganó 1.917 millones de dólares en los últimos tres meses de 2019, frente a los 2.538 millones del mismo periodo del ejercicio pasado, un 24 % menos.

La facturación, sin embargo, entre octubre y el 31 de diciembre pasado alcanzó los 9.955 millones de dólares, un 23 % más que los ingresos experimentados por el grupo bancario solo un año antes, cuando fueron de 8.080 millones.

Los resultados del último trimestre concluyen por tanto que las ganancias de Goldman cayeron bruscamente incluso cuando los ingresos fueron buenos, lo que refleja el descalabro legal de la firma.

Goldman dijo, al respecto, que ahorró 1.240 millones adicionales el año pasado para cubrir las multas legales y regulatorias esperadas. Gran parte de esto probablemente se destinará a resolver la investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre los tratos de Goldman con el fondo de Malasia, conocido como 1MDB.

El banco está en conversaciones para pagar aproximadamente 2.000 millones de dólares y declararse culpable. Los gastos de no compensación también aumentaron, ya que el banco gasta mucho en nuevas iniciativas y tecnología. Los negocios centrales de banca de inversión y corretaje de Goldman se mantuvieron bien, y sus operadores de valores se recuperaron de un pobre desempeño un año antes.

A diferencia de JPMorgan Chase y Citigroup, a las que el último trimestre les fue bien por sus gigantescos negocios de banca de consumo, Goldman aún se basa más en operaciones tradicionales de Wall Street, donde las tarifas están bajo presión y es difícil lograr un crecimiento.

La firma está tratando de diversificarse, lanzando una tarjeta de crédito y construyendo una agencia de corretaje minorista y banca comercial.

El presidente y consejero delegado de Goldman Sachs, David Solomon, que acaba de terminar su primer año al frente de la entidad, afirmó que "el intenso trabajo en el cuarto trimestre nos ayudó a entregar resultados sólidos para el año, mientras continuamos invirtiendo en nuevos negocios".

"Nuestro objetivo es generar mayores rendimientos en el futuro, y esperamos compartir nuestros objetivos estratégicos y objetivos financieros a finales de este mes", anunció Solomon, en lo que los analistas ven una apuesta de la entidad por la diversificación.

En las operaciones previas al arranque de Wall Street esa apuesta por la diversificación generó un moderado optimismo entre los inversores al subir la cotización un 0,18 %, cuya revalorización este año ha sido de un 24,65 %.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.